Los Gobiernos de Colombia y Ecuador están ofreciendo una fuerte suma por el paradero y respectiva captura de Walter Patricio Arizala Vernaza, alias Guacho, comandante en jefe del Frente Oliver Sinisterra, grupo disidente de las FARC que no se acogió al proceso de paz.

A través de un comunicado, las autoridades colombianas ofrecen la suma de $400 millones COP (USD $147.855) por información que logre la captura de Guacho, disidente que dio la orden de asesinar a los tres periodistas ecuatorianos del diario El Comercio. Mientras tanto, las autoridades ecuatorianas ofrecen la recompensa de USD $100.000.

Guacho, quien siembra terror en la frontera entre Ecuador y Colombia, asegura que él y sus hombres son un frente activo de las FARC, a pesar de que el mando central se desmovilizó en septiembre de 2016.

Guacho es “colombiano”

César Navas, ministro del Interior de Ecuador, insistió en que los periodistasecuatorianos secuestrados por el Frente Oliver Sinisterra de la disidencia de las FARC “Fueron asesinados en territorio colombiano”.

Navas fue enfático al señalar que alias ‘‘Guacho’’ “es un delincuente colombiano”. Estas declaraciones controvierten lo dicho por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien aseguró que ‘Guacho’ es un “criminal ecuatoriano”.

Sobre la recuperación de los cuerpos, dijo que se está haciendo contacto con organismos internacionales. “Hemos tenido contacto con organismos internacionales especializados que nos permitan la recuperación de los cuerpos, sin fecha alguna porque estos son procesos que no dependen de nosotros”, dijo.

Por ahora, se espera la notificación de las coordenadas por parte del Comité Internacional de la Cruz Roja que permita recuperar los cuerpos de los tres ciudadanos ecuatorianos. Al mismo tiempo se suspenderá la ofensiva en ambos territorios y se procederá con la entrega de los cuerpos. Sin embargo, no se tiene la plena certeza de la zona donde se encuentran los restos de los comunicadores.

A propósito de la muerte de los tres periodistas, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) rechazó en Medellín el asesinato de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra y por lo menos 200 periodistas se comprometieron a continuar con el cubrimiento de la situación que se vive en la frontera de Colombia con Ecuador.

Por otra parte, este domingo el Comando de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional del Ecuador, logró un exitoso operativo que dejó nueve detenidos, entre ellos Rubén Jaramillo Arizala, primo de alias Guacho.

Nuevos números sobre las disidencias

Las disidencias de las FARC se han convertido en un dolor de cabeza para el Gobierno de Juan Manuel Santos. Dichas estructuras han minado la confianza sobre el actual proceso de paz y han puesto en entredicho la voluntad del anterior grupo guerrillero.

Ante el número de combatientes que agrupa el termino disidencias no hay consenso. Las inconsistencias en cifras por parte del Gobierno son constantes. Óscar Naranjo, vicepresidente de Colombia, ha asegurado en varias ocasiones que solo el 6 % del universo de las FARC se fue a las disidencias, sin mencionar la base de donde sale ese porcentaje. Le sigue el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, quien señala que hay numero de 1.100 disidentes, y el general Alberto Mejía, comandante de las Fuerzas Militares, que hace poco sostuvo que serian al menos 1.200 hombres, representado en un 15 % del total de lo que era el grupo guerrillero.

De acuerdo con una reciente investigación realizada por la Fundación Ideas para la Paz (FIP), el número de combatientes que conforman las disidencias de las FARC se acerca a este último dígito; estarían entre 1.200 y 1.400 hombres.

Estas estructuras comparten el mismo modus operandi empleado por los grupos al margen de la ley existentes en el país: reclutamiento forzoso e incluso ha habido subcontratación de estructuras criminales preexistentes.

Perfil de alias Guacho

Alias Guacho hizo parte de las filas de la Columna Móvil Daniel Aldana, y era conocido en el municipio de Tumaco (Nariño) por sus conocimientos en explosivos y sus conexiones ligadas al narcotráfico. El papel de este insurgente dentro de la economía criminal de las FARC ha sido importante: fue uno de los responsables de las finanzas y a la vez encargado de llevar a cabo dinámicas que permitieron establecer nuevas redes de tráfico de cocaína por las rutas y corredores estratégicos que unen el Alto Mira y Frontera Tumaco con Terán y Cabo Manglares en el Océano Pacífico, como también las rutas que en su momento abrió las FARC y narcos extranjeros por las provincias del vecino país, Carchi y Esmeraldas, especialmente alrededor del rio Mataje, que delimita la frontera entre ambos países.

Según Ideas para la Paz, la decisión de Guacho para no someterse al proceso de paz y comandar un grupo disidente no estuvo únicamente motivada por la presión del narco en Nariño y lideres de la zona, también influyó la falta de garantías de seguridad y la presencia y acciones de otros grupos irregulares, como la guerrilla del ELN y de ‘David’, de las Guerrrillas Unidas del Pacífico o GUP (a quienes no les reconoce su pertenencia a las FARC).

Fuente: Panampost