Por estos días en los que se anticipó la campaña política, los colombianos empiezan a familiarizarse con las promesas que se asoman con timidez. En boca de los candidatos, como es natural. Este domingo el presidente Juan Manuel Santos pareció contagiarse del clima político pronunció palabras de candidato. Prometió que a finales del 2022 estará rodando el tren ligero Bogotá – Cundinamarca.

Como a Santos le quedan diez meses en la Casa de Nariño, la afirmación no pasó desapercibida. En este tramo final, el presidente se encuentra en la fase de presentar sus logros, sus ejecutorias, por lo que no dejó de sorprender que se comprometiera con un proyecto que en teoría le corresponderá al siguiente gobierno.

Sucedió en el paraje El Corzo, en Madrid (Cundinamarca). Antes de viajar a Canadá de visita diplomática, Santos se fotografió con el gobernador Jorge Rey, con el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, con el director de Planeación, Luis Felipe Mejía, y con el alto consejero para la regiones, Camilo Sánchez. Detrás de ellos marchaba una de las viejas locomotoras de los Ferrocarriles Nacionales, como para decir que el proyecto ya había empezado a andar.

Santos comprometió un billón de pesos a la obra, por lo que el departamento de Cundinamarca tendrá que poner medio billón. El viernes se había dado luz verde a estos recursos. “Es un costo menor al que tendríamos que hacer si comenzáramos de cero. Por fortuna se va a utilizar la infraestructura antigua del tren y eso nos ahorra muchísimo dinero, la inversión sería 12 billones de pesos, igual que el Metro”.

El tren entre Cundinamarca y Bogotá se llamará Regiotram de occidente. Arranca en Facatativá y tiene dos estaciones, El Corzo – Madrid y Mosquera – Funza. Pasa por el aeropuerto El Dorado y termina la Avenida Caracas con Calle 19, donde hará transbordo con el Metro. “Va a ahorrar mucho tiempo en transporte para la gente que trabaja en Bogotá, habrá menos congestión, reduce sustancialmente la contaminación”, dijo el presidente.

Este tren se movilizará a una velocidad de 70 kilómetros por hora en los tramos del occidente de la sabana, y a 28 kilómetros por hora dentro de Bogotá.

Tras la promesa de los recursos, vendrá el convenio de financiación y posteriormente el proyecto saldrá a licitación. “Estará listo a finales del 2022”, dijo Santos.

El tren regional ha hecho parte de programas de gobierno de numerosos candidatos a presidencia, alcaldía y gobernación. “Yo le voy a dejar eso a Cundinamarca. Hasta el 7 de agosto seguiremos haciendo obras (…) Seguiré trabajando hasta el último día de mi gobierno y si Dios me da vida de ahí en adelante también”.

FUENTE REVISTA SEMANA