El alcalde de Villavicencio, Wilmar Barbosa está en la mira de la Contraloría General de la República, porque no ha adjudicado la el contrato para la operación de servicio de alimentación escolar, PAE.

Según la Contraloría la decisión de la alcaldía de Villavicencio está en contravía de los derechos fundamentales de los menores.

Los padres de familia están preocupados porque desde agosto del año anterior más de 30 mil estudiantes de los colegios de Villavicencio se encuentra sin el servicio de alimentación que incluye refrigerio y almuerzo para dar cumplimiento a la jornada única escolar. Los padres alegan que sus hijos se podrían enfermar por falta de alimentación.

William Barbosa en una decisión sin precedentes tiene a miles de niños aguantando hambre mientras con recursos de la administración apoya la campaña de Jaime Rodríguez, a la Cámara por Cambio Radical.