El excontratista norteamericano dice que comprende por qué los colombianos no aceptan el punto de justicia transicional y mucho menos los beneficios políticos que recibirán los guerrilleros luego de cometer asesinatos, secuestros, violaciones a los derechos humanos, y otros delitos.

“¿Puede uno pensar tranquilamente que los mismos hombres que han estado aterrorizando al país durante más de medio siglo ahora ocupen un puesto en el gobierno?¿Dónde está la democracia aquí? Ni siquiera se les ha elegido mediante una votación, simplemente se les ha dado escaños. Y de la noche a la mañana se han convertido de terroristas en políticos”.

En la entrevista al Miami Herald, Gonsalves recuerda los momentos difíciles de aquel 13 de febrero del 2003, cuando fue retenido por el grupo guerrillero, junto a sus compañeros, luego de que el avión en el que iban se estrellara en territorio dominado por las Farc.

“Por suerte nosotros sobrevivimos, pero todos estábamos heridos y adoloridos. Pero en vez de ayudarnos, las FARC ejecutaron a dos de nuestro grupo”, recordó Gonsalves.

La guerrilla de las Farc asesinó de un tiro en la cabeza a un compañero de los excontratistas y luego, a quemarropa, disparó contra uno de los oficiales de inteligencia colombiana que acompañaba a los norteamericadnos.

Gonsalves recuerda cómo su estadía en las selvas colombianas se volvió un infierno.

“Trataban de hacernos daño, tanto psicológico como físico. No nos daban comida durante días. No nos dejaban ir al baño. Nos pusieron a vivir en jaulas y en cajas. Estábamos amarrados por el cuello y nos obligaban a caminar como si fuéramos perros. Eran castigos crueles e innecesarios”,  dijo Gonsalves.

En su memoria aún está vivo el recuerdo de las palabras de un guerrillero que le contó lo que hacían con los secuestrados que no les servían. “Los obligan a meterse en el hoyo, y luego les meten un balazo en la cabeza y los entierran”. Gonsalves, considera que muchos colombianos murieron de esta forma producto de que sus familias nunca pudieron pagar por su rescate.

Tras cinco años de secuestro, los tres excontratistas y 12 rehenes más fueron dejados en libertad en la “Operación Jaque”, liderada por Juan Manuel Santos, quien en 2008 ocupaba el cargo de ministro de Defensa.

Ahora, Gonsalves trabaja de forma ocasional para la organización Developing Minds Foundation que se encarga de ayudar a ex guerrilleros de la Farc menores de edad