La noche de este domingo, mientras se realizaba el cierre de un festival de música country en la ciudad de Las Vegas, en donde se encontraban unas 22.000 personas, un hombre abrió fuego en contra de los asistentes desde el piso 32 del lujoso hotel Mandalay Bay, de este hecho se han reportado al menos 50 personas muertas y más de 200 heridos.

El atacante, que según el último reporte de la Policía de Las Vegas se quitó la vida al dispararse cuando las autoridades ingresaron a su habitación, tenía por nombre Stephen Paddrock, de 64 años y quien, según los reportes de policía, era residente de Las Vegas, “Creemos que era un solo atacante del tipo ‘lobo solitario’”, indicaron los agentes policiales.

El tirador se encontraba acompañado por una mujer de origen asiático llamada Marilou Danley, quien fue interrogada por las autoridades, quienes indicaron la mañana de este lunes que no estuvo involucrada en el hecho y fue desestimada como “persona de interés”.

El festival de música country “Route 91 Harvest” se desarrolla desde hace cuatro años en Las Vegas, y esta era la tercera y última noche frente al hotel-casino Mandala Bay desde donde Paddrock abrió fuego en contra de los asistentes alrededor de las 22:30 horas tiempo local. Según testigos que se encontraban en el lugar de los hechos, “los disparos duraron entre 10 y 15 minutos y no paraba”.

La Policía de Las Vegas informó que dos de sus elementos resultaron heridos durante la operación, uno se encuentra estable después de una cirugía y un segundo está reponiéndose de heridas menores.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó a tempranas horas de este lunes por medio de su cuenta de Twitter sus condolencias a los familiares de las víctimas fatales del “terrible” tiroteo en Las Vegas, “Dios les bendiga” expresó el mandatario al final de su tuit.

Según las autoridades, este hecho ha sido el peor en los últimos 20 años en territorio estadounidense, desde el derribo de las Torres Gemelas, que dejó un saldo aproximadode 3.016 victimas fatales y más de 6.000 heridos, debido a la cantidad de víctimas fatales que se reportan y que podría incrementar con el pasar de las horas.

Por su parte, el gobernador del estado de Nevada, Brian Sandoval, reaccionó en Twitter luego del ataque: “Un trágico y atroz acto de violencia ha sacudido a la familia de Nevada. Nuestras oraciones están con las víctimas y todos los afectados por este acto cobarde”.

La mañana de este lunes, las autoridades le solicitaron a los residentes de Las Vegas que por favor asistan a los hospitales de esa ciudad para donar sangre y apoyar la recuperación de los centenares de heridos, especialmente de los que se encuentran en condición grave.

PANAMPOST