El Partido Liberal se encamina a una consulta interna para definir a su candidato oficial en las elecciones presidenciales del 2018. En las últimas horas se dio a conocer que la senadora Sofía Gaviria (foto) postuló su nombre para participar de estas votaciones, pero la colectividad anunció que no será tenida en cuenta. Ante la decisión del partido, Sofía Gaviria anunció que demandará el manifiesto liberal ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. Alegó que se le está violando su derecho constitucional a la libertad de expresión, a la libertad de disenso, a la libre determinación y a elegir y ser elegida.

“Me lanzo a la palestra porque creo que se necesitan mujeres liberales. Es tiempo que se acabe el matoneo. Está incompleto el liberalismo sin la voz de las mujeres y de las víctimas”, anunció la senadora Gaviria.

Sin embargo, el partido informó mediante un comunicado que no se tendrá en cuenta su nombre luego de que esta no firmara el “manifiesto liberal”. Durante la última convención del liberalismo se estableció que los precandidatos tenían plazo de firmar el mencionado manifiesto hasta el martes 10 de octubre, estando de acuerdo con todos sus numerales, incluyendo el octavo:

“Apoyo sin condiciones a la implementación del acuerdo suscrito por el gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc para terminar el conflicto armado (…) y apoyo a cualquier otro acuerdo que se suscriba con otra organización guerrillera”.

La senadora no firmó el documento alegando objeción de conciencia al ser declarada víctima de las Farc, grupo que secuestró a su hermano y actual gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria Correa.

De esta forma los precandidatos liberales que participarán en la consulta del 19 de noviembre serán Humberto de la Calle, Juan Fernando Cristo, Edinson Delgado y Luis Fernando Velasco.

“Desde ningún punto de vista aceptaré que se me imponga, como representante de las víctimas, firmar un manifiesto que hipoteca la conciencia y la libertad de los candidatos a criticar y a tener objeciones sobre la implementación y el desarrollo de un acuerdo firmado con las Farc, que el pueblo negó a través del plebiscito, y de posibles acuerdos futuros, cuyo alcance aún no está definido”.

“Ningún ciudadano y mucho menos un congresista puede enajenar su voluntad “sin condiciones”, especialmente, sobre hechos inciertos. Es absurdo y ofensivo siquiera proponerlo. Proponerlo sólo se explica desde la abyección absoluta de quien ha renunciado a su propio criterio”, agregó.

FUENTE http://juanpaz.net