Este domingo se marcó un hito histórico en Cuba, se celebraron elecciones legislativas en ese país.

Para el oficialismo, permite una renovación del partido —que ha gobernado sin competencia por más de medio siglo—. Así ofrece al mundo una imagen de que es democrático.

Desde la oposición, hay quienes lo ven con esperanza para un cambio, mientras que otros lo ven como un método de apaciguamiento, tanto para la inconformidad interna como para perpetuar la propaganda externa.

Raúl Castro ejerció su deber civil vestido de general, reflejando así  quién está al mando. (Facebook)

Según Yoani Sánchez, periodista y opositora del régimen Castrista, el traje militar que portaba el dictador al momento de votar transmite el mensaje que pretende dar. En lugar de ejercer un deber civil vestido como tal, reflejó la ley marcial imperante.

Del mismo modo que quienes le rodean, ambas menores de edad, haciendo un saludo propio de un soldado. Pues todo niño cubano se educa de ese modo, jurando “seremos como el Che”, al servicio de la revolución que exige su obediencia.

En el periódico digital que dirige la opositora, 14 y medio,  publicaron esta mañana que:

“Más de un 95 % de los diputados que tomarán posesión en abril militan en el PCC o la UJC, pero de corresponderse con la presencia en la sociedad de los afiliados a estas organizaciones, el porcentaje sería del 65,4 %”.

Esto pone en evidencia que aunque haya elecciones, sigue siendo el Castrismo quien dispone quién gobierna y cómo dichos candidatos no reflejan a la sociedad civil.

Para conocer mejor la noticias desde el lugar de los hechos, PanAm Post se contactó con la organización civil Cuba Decide para obtener más información al respecto.

Integrantes de la organización que viven en el exilio, al igual que quienes residen ahí, fueron observadores de los comicios.

Herramienta política

Destacan que el sistema de gobierno y el sistema electoral están diseñados para garantizar el secuestro de la soberanía nacional que está en manos del grupo de generales en la dirección del partido y del Consejo de Estado, y cuyo fin es perpetuar el poder de los mismos.

Aclaran que la ley electoral vigente en Cuba no permite la elección directa —de los candidatos a nivel provincial ni a la Asamblea Nacional— por parte de la ciudadanía .

Dicha ley contempla que el total de candidatos en boleta sean designados por instancias del oficialismo y es exactamente igual al número de delegados por elegir, por tanto todos los candidatos en boleta son delegados de facto y las llamadas elecciones son un mero ejercicio de ratificación en el que es imposible —en la práctica— que algún candidato no salga elegido.

Para los integrantes de Cuba Decide, “el pueblo ya conoce este juego pero desafortunadamente por temas de temor y porque no saben que hay una alternativa, muchos siguen participando en las falsas elecciones”.

Irregularidades

No faltaron casos de detenidos y desaparecidos durante las elecciones.

Desde Cuba Decide, reportaron decenas de incidentes de acoso a los observadores en varias ciudades del país y la obstaculización activa —por parte de las fuerzas represoras del ejercicio de observación— junto al alto número de arrestados muestran que en la práctica el proceso de votaciones y el escrutinio no es transparente.

Lo que evidencia que está marcado por la represión y el hostigamiento de la ciudadanía por parte de la policía y los agentes de la seguridad del Estado, cuyo proceder viola incluso la ley electoral vigente.

Convicción electoral

De acuerdo a las observaciones de Cuba Decide, “el pueblo quiere cambio”. En algunos colegios observaron hasta el 90 % de los votantes tomaron “un paso hacia la libertad con la anulación de sus boletas”.

Es decir, en un evidente rechazo al sistema imperante y la incapacidad de elegir a sus candidatos,  los ciudadanos optaron por invalidar el proceso.

Libertad por medio del voto

Aunque no creen que la libertad se consiga por medio del modo, desde Cuba Decide consideran el plebiscito una herramienta de movilización ciudadana, para empoderar a la ciudadanía para que sea la ciudadanía la que ejerza la presión necesaria que sirva de catalizador para la transición.

Para conocer mejor el testimonio de la oposición y los resultados de sus observaciones, a través de la red social Facebook,   Rosa María Payá, Presidente de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia y coordinadora de Cuba Decide, ofreció un resumen de la jornada electoral, junto a la artista y activista Lía Villares, a quien el régimen le negó la salida de Cuba en cinco ocasiones solo en el 2017.

En resumen, aunque millares de cubanos acudieron a las urnas convocados por el miedo, otros tantos por sumisión, hay cada día más que se animan a evidenciar que el sistema no les representa.

Fuente:Panampost