El pasado domingo 10 de diciembre se conoció que el candidato presidencial por el Centro Democrático será el Senador Iván Duque, después de que este punteara las tres consultas internas que realizó este partido. De acuerdo con un comunicado del Centro Democrático, la tercera medición de encuestas contratada por el movimiento se realizó entre los días 6 y 9 de diciembre, en la que se realizaron 3.754 consultas con una confiabilidad del 95 % y un margen de error del 1,6 %. Con este resultado se fortalece la coalición que busca “Reconstruir a Colombia”, de los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe, respectivamente. En las encuestas, Iván Duque obtuvo el 29,47 % de respaldo, mientras que Carlos Holmes Trujillo consiguió el 20,15% y Rafael Nieto el 20,06 %.

En su primer discurso como candidato oficial, Duque afirmó que su candidatura será para toda Colombia. Y lanzó un mensaje a las bases del partido ante los rumores de una posible ruptura del Centro Democrático:

Pugna Interna

A pesar de haber sido elegido, Duque aún no convence a muchos militantes dentro de las bases del Centro Democrático. El escepticismo de muchos hace justicia con lo ocurrido con Juan Manuel Santos (2010-2014) a pesar de haber sido la cuota uribista, o lo que muchos han llamado, “El que diga Uribe”.

Juan Manuel Santos fue muy cercano a su Gobierno, fue Ministro de Defensa y trabajaron en la afrenta contra el terrorismo con la pretensión de acabar con las FARC. De acuerdo con el diario El Colombiano, uno de los primeros desencuentros Uribe-Santos, fue el nombramiento de Germán Vargas Lleras y Juan Camilo Restrepo, el primero como Ministro de Vivienda y hoy, precandidato presidencial y el segundo como Ministro de Agricultura y posteriormente como jefe de negociaciones del Gobierno con la guerrilla del ELN. Las constantes críticas de Lleras y de Restrepo al doble mandato de Uribe fueron deteriorando la relación Uribe-Santos. Sin embargo lo que terminó de deteriorar la relación entre ellos fue que el gobierno Santos restableciera relaciones con el Gobierno del entonces presidente Hugo Chávez.

El 10 de agosto de 2010, luego de tres días de su nombramiento, Santos ya se había reunido con Chávez en la ciudad de Santa Marta donde acordaron la necesidad de restablecer las relaciones diplomáticas entre los países vecinos. En su momento, Santos calificó a Chávez como su “Nuevo mejor amigo”. Ambos países habían roto relaciones tras la operación militar que dio de baja al líder terrorista “Raúl Reyes” en 2008, y la denuncia internacional por parte de Uribe que en ese país se resguardaban lideres guerrilleros de las FARC con el beneplácito del Gobierno de Chávez.

Este episodio es uno de los tantos divorcios políticos que ha presenciado Colombia, pero las implicaciones que ha tenido a nivel electoral han sido determinantes, pues el presidente Santos fue impulsado por la maquinaria uribista en su primer mandato junto a la alianza con otros sectores políticos, a los que se les bautizó posteriormente como la “Unidad Nacional”.

Pese a los señalamientos y a la historia reciente de las traiciones políticas que ha sufrido el uribismo, Duque ha sido fiel a su maestro, pues el mismo parlamentario asegura que es seguidor y aplicador de la cátedra uribista por mas de ocho años. El candidato le dijo a El Espectador, que los que se oponen dentro del mismo partido deben estar tranquilos, dada su permanencia con las tesis uribistas. Duque hizo parte del Gobierno de Uribe como miembro de su equipo económico, además de haber sido asesor y asistente del expresidente en las Naciones Unidas. Según Duque existe una gran afinidad ideológica entre él y Uribe, “Me siento orgullosamente uribista.”, ha señalado en varias ocasiones.

Entre los militantes del Centro Democrático que recibieron con disgusto el pronunciamiento se encuentran comentarios como estos, “Que cosas, el favorito de los medios Santistas, el favorito de los terroristas, el favorito de la izquierda “frentera” , de la izquierda “tapada” de todos menos de la gente que queríamos un representante digno, limpio de fiar.”

“Se acaba de abrir una brecha en la oposición, lo peor que le puede pasar al país para luchar contra las FARC.”

“Inmersa en los estatutos del CD esta la “Objeción de conciencia”, precisamente para los momentos en los cuales no estamos de acuerdo, además los funcionarios, militantes, bases no votaron por Duque ¿Entonces es más que natural que no estemos de acuerdo”

“Todo el que no apoye a Duque es radical. Curioso, el mismo vocabulario de Santos llamándonos buitres, paracos porque no estamos de acuerdo con él.”

“Mi opinión es que a Colombia sólo la saca de la letrina un presidente de derecha y Duque es el más lefty de un partido que de por sí se define de centro. Me va a tocar lanzarme a la presidencia porque no hay derechistas con pantalones”

“Sospecho q a Uribe no le importa que muchos se vayan de las filas. Después d todo el compromiso no era con el pueblo, sino con otros politiqueros y bandidos.”

Puntos de encuentro con la oposición: Duque “El menos radical”

Otra de las sospechas de las bases del Centro Democrático es la afinidad que existe entre la oposición y Duque, mientras estos han liderado una férrea critica al uribismo y especialmente al expresidente Uribe, reconocen el talento del parlamentario e incluso lo han calificado como el “Menos radical” de los precandidatos del Centro Democrático. Los militantes del uribismo han señalado que el “Enemigo” es el candidato Sergio Fajardo, mientras que la oposición dice lo contrario y los ubican en el mismo nivel.

El humorista Daniel Samper, quien tuvo un litigio jurídico con Uribe manifestó, “No votaré por el CD jamás, pero eso no me impide pensar que Iván Duque es un buen candidato, de todos ellos el mejor: joven, moderado, el menos barra brava de la camada.”

Sobre el incidente judicial, Duque guardó silencio en las primeras 12 horas sobre lo sucedido y desanimó a muchos uribistas porque no era lo que se esperaba. Mientras que la lista de precandidatos del Centro Democrático realiza una férrea defensa a favor del expresidente a Duque se le vio muy “tibio”.

Sobre esto, el Senador Obdulio Gaviria realizó una crítica que al parecer iba encaminada a lo dicho por Duque, “El que no esté dispuesto a defender a Uribe contra la jauría, que retire su nombre como candidato del Centro Democrático […] “Habrá que ver la carga del valiente” en esta batalla, porque es la batalla contra todos, absolutamente todos los grandes medios, cuya firma está en el panfleto. Yo me enfilo con el twitter de Uribe y que “lo que haya de ser, sea”.”

Ahora, el mismo Gaviria apoya fervientemente al Senador y precandidato.

De acuerdo con el abogado Juan Trujillo, Duque es miembro de la familia Samper.

“Su padre, Iván Duque Escobar se casó con Claudia Samper Mejia. Sus hermanastros son “Duque Samper”. Su hermana casada con periodista Nestor Morales. Esos Samper son primos de Daniel y Ernesto”

El senador por el Partido Liberal, Horacio Serpa, se pronunció “Soy liberal y tengo candidato presidencial, pero me gustó que Iván Duque ganara la candidatura uribista.”

El jurista y columnista, Francisco Barbosa, quien ha sido fuerte crítico del uribismo, dijo “Con elección de Iván Duque extremistas de ese partido se van. Y el centrismo se podrá acercar. Estratégica e inteligente elección.

Asimismo, el joven analista Fernando Posada indicó, “A Iván Duque y Sergio Fajardo les cuestionaron mucho su ‘tibieza’ al lado de precandidatos más radicales. Devuelve un poco de esperanza que la moderación le gane al radicalismo en tiempos de tanta polarización.”

La politóloga Sandra Borda también se refirió al respecto, “Los extremos de cada lado patalean muy parecido: los unos dicen que @IvanDuque es castrochavista y los otros que @sergio_fajardo es uribista. Cada día se parecen más.”

¿Qué deja esta elección del Centro Democrático?

Respecto a Nieto

Hasta el momento la elección de Duque como candidato a la presidencia de Colombia deja un sinsabor en las bases del partido pues durante todo el proceso de escogencia el precandidato Rafael Nieto se mostró como el candidato predilecto de las bases uribistas, muestra de ello fue que en la mayoría de encuestas realizadas por medio de Twitter Nieto las ganaba, por encima de Duque y Holmes, sin contar la cuota femenina.

Y es que, para muchos, Nieto no existía en el mapa político, a pesar de haber sido Viceminsitro del Interior y de Justicia entre 2003 y 2004 y ser hijo del expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Rafael Nieto Navia. Con tan poco tiempo en la contienda electoral, fue de los últimos en sumarse a la precandidatura en el Centro Democrático y repuntó en las encuestas, pues asegura que se debió a su permanencia coherente con sus ideas y principios que coinciden en su mayoría con las del Centro Democrático.

Asimismo, fue el único precandidato en ese partido que propuso enjuiciar al presidente Juan Manuel Santos por los recientes hallazgos en materia de corrupción. Cuando se le preguntó por la división que existe dentro del partido, el exprecandidato dijo a la W Radio “Hay distintas tendencias, hay unas tendencias ideológicas, hay un sector dentro del Centro Democrático que es más conservador, hay otro que es más liberal, no creo que sea algo de izquierda y derecha”.

Nieto no solo rechazó cualquier posibilidad de diálogo entre el Centro Democrático y el nuevo partido de las FARC. También rechazó una posible alianza con la izquierda para consolidar una coalición en las elecciones del 2018.

Fuentes cercanas al Centro Democrático, comentaron al PanAm Post que denunciaron las encuestas, pues en su inicio se tenía pensado realizar cuatro y no tres, aseguraron los seguidores de Nieto que cambiaron las políticas de escogencia de un momento a otro tras el escalamiento del precandidato en la lista de precandidatos.

Respecto a otros candidatos fuera del uribismo

La decisión del Centro Democrático en optar por Iván Duque podría dar como resultado el renacer electoral de Ordóñez dado que muchos de esos votos migren hacia su candidatura la cual contó con mas de dos millones de firmas para inscribirse como candidato presidencial.

Ahora, Ordóñez, aparece como el “único” candidato de derecha como muchos de sus seguidores afirman, “Aquel que no teme en decir las cosas como son y que el terrorismo y las FARC se verían doblegadas ante su eventual llegada al poder”. Por tal razón, muchos militantes han expresado afinidad con el exprocurador. De momento, Ordóñez no ha manifestado intención de integrar coalición alguna. Se espera entonces, otra preselección entre Marta Lucía y Duque en la Coalición Pastrana-Uribe, y probablemente ese candidato se someta a una última selección con Alejandro Ordóñez, para llegar con un candidato único a primera vuelta, y no dividir los votos.

“No estoy de acuerdo con hacer correcciones cosméticas a los acuerdos Santos-Farc. Son ilegítimos por una simple razón: el pueblo colombiano los rechazó. Yo no me voy a someter a la “constitución de La Habana”. ¿Y ustedes?”

Por otro lado, el exprocurador no se refirió al candidato uribista, por el contrario el único comentario que hizo, por medio de su cuenta de Twitter, fue invitar a los otros precandidatos a construir una unidad para Colombia.