El expresidente de Perú, Alberto Fujimori, salió la noche del pasado jueves 4 de enero, de la clínica donde se encontraba internado por problemas cardíacos

Fujimori dejó la clínica Centenario Peruano Japonesa en una silla de ruedas y acompañado de su hijo menor, el legislador Kenji Fujimori, para dirigirse a una mansión alquilada de USD $5.000 mensuales, donde gozará de su libertad tras el indulto humanitario concedido por el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) hace 12 días.

El exmandatario, de 79 años, fue sentenciado a 25 años (desde el 2009), por usurpación de funciones, peculado doloso, espionaje a políticos y periodistas, falsedad ideológica, homicidio calificado, secuestro y detenciones ilegales.

Sin embargo, Fujimori solo cumplió doce años de su sentencia, ya que el actual mandatario peruano decidió otorgarle indulto por el padecimiento de “una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable“, según explicó PPK.

Polémica tras indulto de Fujimori

El indulto otorgado al exmandatario ha causado revuelo en el país . Protestas, renuncias de políticos e incesantes criticas al mandatario, son algunas de las consecuencias causadas tras la decisión de PPK.

El famoso Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa opinó:

“Yo nunca hubiera imaginado que tras la figura bonachona de ese tecnócrata benigno que parecía Kuzcynski, se ocultara un pequeño Maquiavelo ducho en intrigas, duplicidades y mentiras”.

Incluso aliados del mandatario se han hecho un lado ante la decisión de PPK. El director general de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Minjus), Roger Rodríguez Santander, uno de los primeros en anunciar su renuncia tras la decisión presidencial, manifestó que:

“Así como existen razones jurídicas y éticas para sustentar que ninguna persona debe morir en un establecimiento penitenciario, existen también para sostener con certeza que el expresidente Alberto Fujimori no calificaba para la concesión de un indulto”.

Daniel Sánchez Velásquez, secretario técnico de la Comisión Multisectorial de Alto Nivel; Victor Quinteros Marquina, director de Registro e Investigación Forense; Juan Carlos Cortés, presidente ejecutivo del Consejo Directivo de la Autoridad Nacional del Servicio Civil (Servir); Alberto de Belaunde, Vicente Zeballos y Gino Costa, todos congresistas de la bancada de Peruanos por el Kambio e inclusive la historiadora Natalia Soldevilla , de la Comisión Especial Multipartidaria Conmemorativa del Bicentenario, anunciaron sus renuncias a los cargos por su desacuerdo con el indulto.

Indulto a Fujimori como parte de un acuerdo político con PPK

El indulto de Fujimori surgió a penas tres días después de que congresistas fujimoristas (incluído Kenji Fujimori, hijo de Alberto Fujimori) se abstuvieran de votar para una destitución del mandatario.

De acuerdo a algunos políticos, incluyendo una legisladora fujimorista (Maritza García), PPK acordó con Alberto Fujimori su indulto si era salvado de la vacancia presidencial por “incapacidad moral”, luego de haber sido salpicado por el escándalo de Odebrecht.

De hecho, de acuerdo a la encuestadora Ipsos, un 63 % de los peruanos apoya esta hipótesis de que el indulto de PPK fue parte de una negociación para evitar la vacancia.

Indulto podría ser revocado

De acuerdo a Ernesto Blume, presidente del Tribunal Constitucional (TC) el indulto podría ser revisado por la institución así como por el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, ya que han sido presentadas diversas solicitudes por considerar que el indulto se otorgó de manera irregular.

El abogado del del Instituto de Defensa Legal (IDL), Carlos Rivera, ha explicado que el indulto no cumplió con los procedimientos establecidos en la ley, por lo que esto podría ser razón suficiente para que tribunales internacionales estudien lo ocurrido y el indulto sea revocado.

“No estamos ante un indulto humanitario aunque tenga la apariencia. Es un indulto político. Ese es un asunto que no solo contradice los mandatos de la justicia interna sino también de la internacional”,  afirmó Rivera.

Cesar San Martín, juez que sentenció a Alberto Fujimori a 25 años de cárcel,  también aseguró que aunque la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  no ha revocado ningún indulto hasta ahora, podría cuestionarlo ya que supuestamente no respetó el ordenamiento jurídico.

PANAMPOST