Los ciudadanos de Guatemala se merecen una mejor calidad de vida. Punto. Mi equipo de trabajo y yo estuvimos examinando la situación política en Guatemala durante nuestro último viaje de observación por seis semanas. La observación incluyó una intensa búsqueda de los archivos públicos, entrevistas con expertos y revisión de la literatura en el tema. Nuestra investigación reveló que los guatemaltecos han sido manipulados por cada uno de los sectores de poder operando dentro del país, así como por la presión de grupos externos. Ellos merecen un mejor estándar de vida, un ambiente sano y seguro, y vivir con esperanza, estabilidad y felicidad.

Aprendan de los fracasos del pasado, pero no se obsesionen con vivir en el pasado. No dejen que el pasado debilite sus expectativas y su esperanza por un futuro mejor. Obsesiónense con el futuro.

Para lograrlo es necesario exigir una gestión adecuada en cada uno de los ámbitos de la sociedad. Estos son: economía y prosperidad, política y gobernanza, interacción social e imperio de la ley, seguridad nacional dentro y fuera de las fronteras de Guatemala, infraestructura nacional necesaria para el desarrollo de cualquiera de esos ámbitos e información veraz y transparente para comunicar sin censura alguna a los guatemaltecos.

Para liderar y lograr un crecimiento uniforme en todos estos ámbitos se requiere una gobernanza competente, comprometida, honesta, transparente y recíproca (con el pueblo de Guatemala). Hace menos de dos años, la nación eligió un presidente con cerca de 70 % de aprobación. El presidente Morales no era un político de carrera. Él hizo su campaña en torno a un mensaje anticorrupción, declarando que no era ni corrupto ni ladrón. Solo hay dos personas en Guatemala que fueron electas por el pueblo para dirigir y mejorar los aspectos principales de Guatemala — el presidente Jimmy Morales y el vicepresidente Jafeth Cabrera.

Thelma Aldana, fiscal general de Guatemala, está designada por el presidente. A pesar de que goza de independencia legal, ella no tiene autoridad política independiente del presidente. Iván Velásquez, comisionado de la ONU para la CICIG (Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala) parece ser un huésped que favorece la autoridad de la Fiscal General de Guatemala. George Soros es un millonario excandidato presidencial húngaro que financia Open Society Foundations para quebrantar democracias alrededor del mundo, y lo hace por medio de donaciones a la CICIG.

¿Qué es lo que pueden esperar los guatemaltecos de estas fuerzas de poder entrometiéndose en sus vidas?

Presidente Morales: dirija a su pueblo con competencia, compromiso, honestidad, transparencia y reciprocidad. Gestione sus esfuerzos a través de todos los ámbitos mencionados previamente (para asegurar la prosperidad de los guatemaltecos). Cumpla con las promesas de campaña y empiece con las reformas apropiadas para: confrontar la corrupción —especialmente en los sistemas judiciales—; detener los abusos a los derechos humanos; extender “vigilancia policial comunitaria” para proteger a la población indígena de las zonas rurales que ha sido manipulada y abusada por los descendientes de las antiguas guerrillas comunistas apoyadas por Cuba y los “narcotraficantes”; mantener la alianza con Estados Unidos para combatir las redes de drogas ilegales y tráfico de personas; y crear un ambiente económico seguro y atractivo para la inversión extranjera.

ADVERTENCIA
Obtenga el respaldo del presidente Trump para desbloquear el financiamiento de la Alianza para la Prosperidad ofrecido (pero no entregado) por el expresidente Obama, con el fin de construir infraestructura y asegurar plazas de empleo para que los guatemaltecos trabajen en su país en lugar de migrar a Estados Unidos. Respete la función legal de la Fiscal General y, al mismo tiempo, exija que su investigación y procuraduría sean transparentes, responsables y apolíticas hasta en los casos más atroces. Finalmente, asegúrese de que la Fiscal General afronte a los narcotraficantes que han hecho de la Zona 18 de Ciudad de Guatemala, un sitio tan peligroso que ni la policía puede entrar.

Fiscal General Aldana: respete la voluntad del pueblo de elegir al presidente Morales y su rol único de dirigir el gobierno de Guatemala por medio de sus ámbitos principales —y no solo por medios judiciales—. Sea consciente de que las agendas personales, las obsesiones y los motivos publicitarios pueden perjudicar el ambiente de negocios en Guatemala para recibir inversión interna y externa. Garantice que el debido proceso y las evidencias fehacientes sean las que dicten las causas probables. Deje de ignorar deliberadamente los crímenes realizados por los líderes de la exguerrilla mientras investiga abusos militares y policiales ocurridos en décadas pasadas. Deje de usar los medios como una herramienta para intimidar a quienes usted asume como sospechosos. Deje de politizar el Departamento de Justicia intimidando selectivamente a sus adversarios políticos e ignorando la responsabilidad que tiene con los guatemaltecos de reestablecer la Zona 18 de Ciudad de Guatemala.

Mantenga su independencia legal, pero no olvide que no tiene autoridad para tener independencia política. Aumente su transparencia. Reconstituya su relación con la CICIG manteniendo la distancia apropiada y una agenda independiente.

Usted trabaja para el Presidente de Guatemala, quien fue electo democráticamente por los ciudadanos. Usted no trabaja para la CICIG, por lo que no debe seguir la agenda personal de Iván Velásquez, quien busca generar noticia a su favor y tiene la ambición de ser el próximo presidente de su natal Colombia.

Comisionado Velásquez: los ciudadanos exigen que respete la soberanía de Guatemala. Respete la autoridad de la Fiscal General. Deje de mostrarse como el salvador ante los medios. Respete la compleja función del presidente Morales de brindar una gobernanza de calidad por medio de todos los ámbitos pertinentes —no solo el de la justicia—. Respete el debido proceso —evidencia sólida versus insinuación—. Evite intimidar a personas interponiendo acciones legales de facto (y persiguiendo) en la palestra de la opinión pública y política, antes de tener pruebas contundentes y una causa probable. Devuelva la donación de Open Society Foundations a la CICIG.

Tribunales de Guatemala: los ciudadanos de Guatemala exigen que los tribunales respeten el imperio de la ley, el debido proceso y la evidencia. Nuestra revisión de los archivos públicos y de los expedientes indica que los tribunales están llenos de fallos arbitrarios y procesos judiciales selectivos que favorecen a los clientes izquierdistas más radicales y su agenda. Algunos de los casos fueron tan injustos (por ejemplo, un político de derecha, víctima de la arbitrariedad judicial, fue encarcelado por cinco años sin juicio) que este autor escribirá un artículo solo para detallar los fallos absolutamente políticos, y no legales, que se han llevado a cabo.

Ministro del Interior: no haga uso incorrecto de la Policía Nacional ni obedezca órdenes ilegales o políticas, por parte de la Fiscal General o del Comisionado de la CICIG, que no cumplan con el debido proceso ni contengan evidencia sólida para respaldar una causa probable. Recupere la peligrosa Zona 18. El pueblo de Guatemala merece algo mejor.

Congreso de Guatemala: brinden a los ciudadanos de Guatemala una gobernanza competente, comprometida, honesta, transparente y recíproca con la reforma legislativa apropiada en donde sea necesario (por ejemplo, en temas de anticorrupción y financiamiento electoral). Asegúrense de que el sistema constitucional de pesos y contrapesos se mantenga dentro de los tres poderes del gobierno (judicial, ejecutivo y legislativo). Representen a los guatemaltecos garantizando que la Fiscal General no se adjudique capacidades sino que respete el debido proceso, que obtenga pruebas contundentes, que no persiga deliberadamente a sus adversarios políticos, que trate con igualdad ante la ley a todos, y que no comunique por los medios anticipadamente insinuaciones sin fundamento para intimidar a sus blancos sin tener evidencia sólida y una causa probable. Adicionalmente, propongan legislación que restrinja legalmente la discrecionalidad excesiva que tiene actualmente el sistema judicial.

Medios de comunicación de Guatemala: generen información honesta, justa, imparcial y sin censura. Eviten dar demasiada opinión y muy pocas noticias contundentes. ¿Quiénes son los vigilantes que, en nombre de los guatemaltecos, supervisan la ecuanimidad de la Fiscal General y de la CICIG? ¿Serán ustedes, los medios? Dejen de recibir dinero de Open Society Foundations, dirigida por George Soros.

En las próximas semanas, este autor revelará más detalles y hechos específicos sobre corrupción y abusos del sistema de justicia en Guatemala que funciona sin control. “El poder corrompe, pero el poder absoluto corrompe absolutamente” —Lord Acton.

Steve Hecht es empresario con dos títulos de la Universidad de Columbia y ha vivido en Guatemala por más de cuatro décadas. Síguelo en @shecht6.  

PANAMPOST