El empresario brasileño Marcelo Odebrecht admitió que también financió las campañas políticas de la oposición venezolana.

El exdirectivo de la constructora, que actualmente se encuentra bajo arresto domiciliario, no precisó a qué políticos opositores venezolanos financió; sin embargo confesó que buscó hacer lo mismo con los políticos peruanos.

El magnate explicó que la estrategia que desempeñaban era financiar a sectores opositores en América Latina, aunque no fueran a ganar, con la finalidad de “evitar problemas” en el futuro.

“Nuestra intención era la de apoyar a muchos candidatos de oposición, incluso sabiendo que no iban a ser elegidos. Los apoyábamos de alguna manera. Porque la oposición también puede crear problemas. Una manera de crear una red es apoyar”, dijo.

Las declaraciones de Odebrecht surgieron en el marco de un interrogatorio por parte de fiscales peruanos en el que afirmó que efectivamente dio aportes a la excandidata presidencial Keiko Fujimori.

Señaló que “con certeza” financió a la oposición peruana al igual que lo hizo con los candidatos de la derecha venezolana.

Venezuela es el segundo país latinoamericano en el que la empresa pagó más sobornos, solo por detrás de Brasil.

Los documentos del Tribunal del Distrito Occidental de Nueva York señalan que la compañía brasileña pagó unos USD $98 millones de dólares en Venezuela entre 2006 y 2015, a “funcionarios e intermediarios del gobierno” para “obtener y retener contratos de obras públicas”.

Ya en el país suramericano se había escuchado la posibilidad de que el exgobernador de Miranda, Henrique Capriles hubiera recibido aportes ilícitos de Odebrecht; sin embargo, el líder opositor lo ha desmentido al mismo tiempo en que ha acusado al chavista Diosdado Cabello de recibir dichas coimas.

Fue en junio de 2017 cuando se conoció que el ejecutivo Euzenando Azevedo, exddirector de Odebrecht en Caracas, contó en su delación premiada que transfirió dinero fuera de la contabilidad oficial a Capriles para ayudarle en la campaña, “como forma de no depositar todos los huevos del contratista en una sola cesta.

Pero en dichas declaraciones reveló que el fallecido presidente Hugo Chávez fue el principal destinatario de los recursos ilegales de Odebrecht.

Por su parte, la fiscal general de Venezuela en el exilio, Luisa Ortega Díaz, también rompió el silencio acerca de la corrupción de Nicolás Maduro y los vínculos entre el chavista Cabello y Odebrecht.

“Tengo pruebas que comprometen a Maduro por casos de corrupción con Odebrecht”; agregó.

Dijo además que tiene copias auténticas de documentación que involucra a los chavistas Diosdado Cabello y Jorge Rodríguez en el caso de corrupción de Odebrecht.

Agregó que cuenta con documentos y denuncias “tan fuertes” que podrían cambiar el rumbo de lo que sucede en Venezuela.

El pasado 12 de octubre la fiscal publicó un video de las delaciones de Euzenando Azevedo; en el audiovisual el exdirectivo de Odebrecht en Venezuela admitió que dio USD $50 millones para la campaña de Nicolás Maduro; así como también financió campañas de chavistas como Diosdado Cabello (2008) y Elías Jaua (2012).

Cabe destacar que para ser el segundo país con más sobornos en el marco de dicho escándalo regional, en Venezuela solo hay tres directivos de la empresa detenidos y ningún funcionario vinculado oficialmente.

A pesar de las revelaciones de Ortega Díaz, en el país suramericano, por el caso Odebrecht, solo impera la impunidad.

PANAMPOST