El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, advierte que si se demuestran giros de Odebrecht a favor de su tío Ricardo Rivera, lo demandará “por haber tomado su nombre”.

“Es indudable que jamás nadie cercano a mí debió buscar a Odebrecht, ni siquiera para vender galletas a la caridad. Yo lo rechazo. Y evidentemente eso ha contribuido en esa teoría, en este esquema de conspiración, que es lo que estamos viviendo”, dijo el vicepresidente despojado de sus funciones.

Asimismo, Glas insistió en que existe un “pacto entre la fiscalía y el delator de Odebrecht”. “Cuando el Fiscal Baca todavía me hablaba y regresó de Brasil, me llama y me dice Jorge tengo una declaración de Santos donde dice que tú eres un hombre honesto, pero me pide algo a cambio Odebrecht, que no sea enjuiciado en el Ecuador”, afirmó durante su entrevista a CNN.

Es importante recordar que tanto Glas como Rivera han sido condenados a 6 años de prisión, ambos por estar vinculados al caso de Odebrecht.

De acuerdo a la  Corte Nacional de Justicia de Ecuador  el vicepresidente se habría beneficiado de los sobornos de Odebrecht al recibir USD $13,5 millones por  la adjudicación de cinco proyectos entre 2012 y 2016.

A  pesar de la sentencia tanto Glas como Rivera siguen negando haber estado involucrado en actos de corrupción, para ellos las pruebas presentadas por la Fiscalía son insuficientes y lo único que han logrado demostrar es su inocencia.

“Toca la apelación dentro de un nuevo tribunal dentro de la Corte Nacional de Justicia”, dijo Glas.

Asimismo, el vicepresidente afirmó que una vez termine este proceso acudirá a instancias internacionales.

“Yo voy a buscar que [este proceso] se acelere lo más pronto, para irme a las cortes internacionales, no a la Comisión Interamericana, a la Corte Interamericana”, afirmó.

Por su parte, el acusador de Jorge Glas, César Montúfar, reconoció el trabajo de la Fiscalía frente al caso y afirmó es “un hecho histórico y una señal positiva”, los pasos que se han dado frente a este enorme caso de corrupción.

“Evidentemente, la trama de corrupción que se construyó no está reflejada en este juicio, que es pequeño y por un delito menor que tiene una pena de seis años, pero es solo el inicio”, manifestó.

Montúfar reconoció que a pesar de la cercanía entre el fiscal (Carlos Baca) y el expresidente, Rafael Coreea, Baca “hizo lo que debía”.

“El trabajo de la Fiscalía estuvo muy bien hecho en la preparación de las pruebas. Eso demuestra el profesionalismo que existe en la institución y es muy importante para el país. Si las instituciones funcionan podremos salir de este pozo de corrupción en el que estamos inmersos, afirmó.

El acusador explicó que el papel de Glas en esta trama de corrupción fue “tomar las decisiones estratégicas que posibilitaron facilitar el regreso de Odebrecht a Ecuador”, cosa que logró a través de su tío Ricardo Rivera.

“Glas dio un paraguas de protección política a la constructora brasileña”, aseveró.

Aún queda mucho por determinar en este caso de Odebrecht; sin embargo, el fiscal general del Estado informó que el próximo paso es concluir las investigaciones que siguen abiertas; además informó que se podrían abrir al menos 20 casos adicionales.

“Se abrirán en los próximos días, porque es todo un tema técnico. Es decir, tiene que ver con la apertura, la investigación, los elementos encontrados […] Vamos a abrir las investigaciones que correspondan”, aseveró.

PANAMPOST