La mal llamada “humorista, actriz y presentadora” Alejandra Azcárate (mal llamada porque hace de todo pero todo lo hace mal), está de nuevo en el ojo del huracán por haber publicado un video absolutamente ofensivo, lleno de ignorancia y falto de cultura, en el que se burla de un japonés que iba sentado a su lado en un avión.

Empecemos recordando que ya hace algunos años escribió una insultante “columna” en contra de las mujeres que sufr

en de obesidad, en la cual se refería a ellas como seres inferiores y se burlaba de las dificultades que tenían para vestirse, de cómo tenían relaciones sexuales y hasta de cómo podían “aplastar” a sus parejas si se sentaban al lado.

Para esta mujer no hay limites, su arribismo, su soberbia y las ganas de sobresalir y hacerse notar a como de lugar, máxime cuando no se cuenta con talento, capacidad o inteligencia alguna, hacen que agredir a personas con estilos de vida diferentes a los suyos o provenientes de culturas realmente respetuosas e inteligentes, sean su único medio para mantenerse vigente en la “farándula chibcha”.

No sobra recordar que en este momento la racista y xenófoba “humorista” es la imagen de una importante campaña publicitaria de la empresa de turismo Aviatur, propiedad de la familia Bessudo, la cual, aparentenente apoya de forma incondicional a “La Azcárate” en todos sus ataques discriminatorios contra las demás personas, ya sean por su apariencia física o por su origen cultural y geográfico.