“Es el presidente más genuino que he visto”. El exasesor para asuntos de seguridad nacional en la Administración del presidente estadounidense Richard Nixon y exsecretario de Estado Henry Kissinger se refería de esta manera sobre Donald Trump en una entrevista en la cadena norteamericana CNN.

No habla un cualquiera. Kissinger cuenta con innumerables detractores que le acusan de apoyar en otros tiempos algunas de las dictaduras sudamericanas para combatir el comunismo, pero, no hay presidente de los EEUU que no se siente con él antes y durante su presidencia. A él se debe la apertura a China de Nixon. Es la materia gris de la política exterior americana más venerada. Un político con mayúsculas, con luces y sombras.

Kissinger no teme a Trump

Kissinger ha visto de todo y no le asusta Trump, tal vez porque sabe cómo funciona la realpolitik y los contrapesos de la política americana. Sí ha dejado claro en una entrevista con la CNN que Trump es el presidente más genuino que ha conocido nunca porque va sin maletas a la Casa Blanca. “No tiene ningún equipaje ni obligaciones ante ningún grupo” y ha sido elegido “conforme a su propia estrategia”. Eso es cierto. Trump no le debe nada a casi nadie, ni siquiera a su partido.

Kissinger reconoce en la entrevista haber llegado a tal conclusión después de haber conversado con el propio Trump. En cuanto a las promesas del futuro presidente, “en la actual situación no debemos encasillarlo en posiciones que adquirió en la campaña sobre las cuales no insista después”. Kissiger cree que “deberíamos darle una oportunidad para desarrollar objetivos positivos”.

Kissinger sostuvo que es “contraproducente” exigir que las administraciones presidenciales sigan una estricta consistencia con las promesas de campaña, sobre todo frente a situaciones internacionales cambiantes.

“No tiene ataduras políticas, viene de la empresa”

El ex secretario de Estado (1973–1977) remarcó la necesidad de “desarrollar una estrategia que sea sostenible, que cumpla con las preocupaciones que han aparecido durante la campaña”.

Por su parte, enfatizó en la falta de compromisos de Trump con los sectores políticos por pertenecer al mundo empresarial.

“No tiene ninguna obligación con ningún grupo particular porque se ha convertido en presidente sobre la base de su propia estrategia”, indicó.

El diplomático, de 93 años, recibió el Premio Nobel de la Paz en 1973 por sus esfuerzos para poner fin a la Guerra de Vietnam.