El día de ayer el aspirante al Senado de la República por el Partido Alianza Verde,  Juan Luis Castro Córdoba denunció en su cuenta de Twitter que una de sus vallas publicitarias en Medellín fue atacada por desconocidos.

Castro Córdoba quien es hijo de la aspirante presidencial Piedad Córdoba ha recibido pocos mensajes de solidaridad de sus compañeros, lo cual es por lo menos curioso.

Este incidente se suma a otros que confirman una ola de violencia política peligrosa, pues días anteriores a la senadora Sofía Gaviria del Partido Liberal le fue hurtado su computador con información estratégica de la planificación de su campaña; igualmente sucedió con el partido Centro Democrático, pues en una de sus sedes fue hurtado un computador con información sensible tal como lo expresó el expresidente Álvaro Uribe en su cuenta de Twitter.

Con preocupación algunos colombianos asistimos un certamen electoral crispado y con unos primeros brotes de violencia que no auguran nada bueno.