El deporte colombiano atraviesa el mejor momento de su historia. En los pasados Juegos Olímpicos de Brasil 2014 los deportistas nacionales conquistaron 8 medallas incluyendo tres oros, una notable actuación que puede ser considerada el punto máximo alcanzado por el deporte del país.

Las medallas doradas de  Catherine Ibargüen, Mariana Pajón, Óscar Figueroa sirvieron para alegrar un país que cada vez se siente más orgulloso de los triunfos de sus deportistas en el mundo. Otros cinco atletas que alcanzaron preseas para un total de 22 deportistas que lograron diplomas olímpicos que se les otorgan a quienes quedaron entre la posición 4 y 8 de su disciplina.

No solo son los atletas olímpicos los que reflejan el buen momento del deporte colombiano sino que nuestros jugadores de fútbol cada vez hacen más presencia entre los mejores clubes del mundo, nuestros ciclistas siempre son protagonistas en las grandes carreras.

Además, Colombia es potencia en deportes como el levantamiento de pesas, el bicicrós y el patinaje y en cada certamen en el que se compiten, nuestros deportistas arrasan con la tabla de medallería.

Los colombianos celebran los triunfos de cada deportista como si fueran propios y se emocionaron hasta las lágrimas cada vez que algún representante del país logró escalar posiciones privilegiadas en las distintas disciplinas en las que compiten.

En su momento, como muchos dirían todo el mundo salió a colgarse las medallas alcanzadas por los atletas que en la mayoría de los casos solo contaron con el apoyo del Estado cuando se presumía que iban a conseguir preseas en la cita olímpicos.

Todos estos deportistas y muchos más que también han dejado el tricolor nacional en lo más alto del podio en competencias a nivel mundial están consternados luego de que se conociera que el Gobierno Nacional decidió reducir el presupuesto para el deporte en el próximo año de 530 mil millones de pesos a 183 mil.

El primero en criticar la disposición gubernamental fue Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano (COC), que considera que este recorte “es ofensivo para el deporte nacional, que tan buena imagen le está brindando al país”.

De hecho, anticipó que el recorte de presupuesto altera los planes que tenía el deporte colombiano para el 2018, cuando el cronograma apuntaba a que los atletas colombianos participarían en los Juegos Suramericanos en Cochabamba, Bolivia, y los Centroamericanos y del Caribe, en Barranquilla.

Según el dirigente, este recorte puede desembocar en la renuncia a la participación de los deportistas en alguno de estos dos eventos, lo cual tiene como agravante que los eventos deportivos hacen parte del ciclo olímpico en la carrera por los juegos de Tokio 2020; considera que son “vital importancia” para la preparación y la consecución de cupos para la próxima cita olímpica.

“Si no tenemos los recursos para prepararnos y participar dignamente y acorde con esa tradición, más aún cuando ganamos los Juegos Suramericanos en el 2010 y fuimos segundos, en el 2014, desde luego que nos toca renunciar a esa participación en los Juegos Suramericanos de Cochabamba 2018”,  explicó.

Además esta reducción también puede afectar a “federaciones deportivas nacionales, los certámenes de sus calendarios, a los cuales concurren con regularidad y gran éxito”, de acuerdo al presidente del COC.

Esta noticia ha generado indignación entre los deportistas que reciben estos recursos para financiar su preparación y la de las competencias en las que participan. Para ellos esta medida puede generar serias consecuencias y evitar que siquiera se repitan los resultados alcanzados en Brasil 2014.

Fabriana Arias es una de las atletas que más alto ha dejado el nombre del país en la última época. En los Juegos Mundiales de Cracovia 2017, la patinadora fue elegida como la mejor participante del evento que reúne las disciplinas deportivas que no hacen parte de los Juegos Olímpicos.

“No podía creer que después de todos los triunfos que le hemos dado al país con lo hecho en los Juegos Olímpicos y Juegos Mundiales, el gobierno quiera disminuir el presupuesto y para mí es algo absurdo”, dijo.