Una nueva cortina de humo fue lanzada este sábado por el régimen de Nicolás Maduro. Mientras busca procesar, con complicidad del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y de la ilegítima Constituyente, al vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, decidió liberar a los presos políticos, pertenecientes al partido Voluntad Popular, Yon Goicoechea y Delson Guárate.

El anunció lo realizó el director ejecutivo de la ONG Foro Penal Venezolano, Alfredo Romero a través de su cuenta de Twitter:

Por el mismo medio, esta organización informó que ambos opositores fueron liberados con medidas cautelares, lo que los obliga a presentarse continuamente ante la justicia, y de no llegar a hacerlo podrían volver a prisión.

El líder el partido Voluntad Popular, Yon Goicoechea, que permaneció preso durante 14 meses en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), fue detenido en el mes de agosto del pasado año en el marco de la multitudinaria protesta que fue llamada Gran Toma de Caracas, por supuestamente haber planeado acciones en contra del Gobierno venezolano. Aunque las acusaciones nunca fueron demostradas, el régimen lo acusó de, supuestamente, poseer artefactos explosivos con los que “pretendía” realizar un golpe de Estado.

Por su parte, Guárate, alcalde del municipio Mario Briceño Iragorry del estado Aragua, fue detenido en septiembre de 2016 por, supuestamente, “financiar al terrorismo” e incurrir en los delitos ambientales de contravención de planes de ordenación del territorio y disposición indebida de residuos y desechos sólidos peligrosos.

La liberación de Guárate, así como del hispanovenezolano Goicoechea, fue celebrada por el Gobierno de la región española del País Vasco (norte) a través de Twitter. “Deseamos y esperamos que su puesta en libertad sea el primer paso del largo camino a la democracia que debe recorrer el Gobierno de Maduro”, manifestó el Partido Nacionalista Vasco (PNV).

PANAMPOST