En las últimas horas de la presidencia de Barack Obama, su Administración desafió al Congreso enviando 221 millones de dólares al Gobierno de Palestina, suma que los congresistas republicanos venían bloqueado, informa AP que cita a un funcionario del Departamento de Estado y a varios asesores del Congreso.

Según fuentes de la agencia, la Administración saliente notificó formalmente el envío al Congreso apenas unas horas antes de que el presidente electo, Donald Trump, jurara su cargo el pasado viernes.

La financiación que podría “desatar la ira”

Además de los 221 millones de dólares para Palestina, el Gobierno de Obama también informó al Congreso el pasado viernes que iba a enviar otros 6 millones de dólares en concepto de gastos para asuntos exteriores, incluidos 4 millones para programas de cambio climático y 1,25 millones para organizaciones de la ONU, señalan las fuentes.

Asimismo, la agencia indica que es probable que la financiación palestina “desate la ira” de algunos miembros del Congreso, así como de la Casa Blanca lideraba por Donald Trump, que durante su mandato ha prometido ser un fuerte partidario de Israel.

De hecho, ha invitado al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a visitar Washington el mes próximo