Luego de las últimas cuestionadas elecciones regionales que sirvieron para consolidar el régimen autoritario de Nicolás Maduro y el desmembramiento del frágil espacio opositor, el chavismo, desesperado por representatividad e imagen, volvió a hacer uso de una de sus figuras de frecuente alquiler: Diego Armando Maradona.

Al igual que en 2014, el exjugador campeón del mundo con la selección argentina en 1986, firmó un contrato con Telesur para comentar el torneo que se disputará en Rusia el próximo año. En el mundial pasado, Maradona difundió un video antes de firmar el vínculo comercial, pero sus palabras poco tuvieron que ver con lo deportivo. En esa ocasión Maradona se dedicó a hacer un discurso político en favor del gobierno de Maduro, que cada vez tenía un poco más de dictadura.

PANAMPOST