En Venezuela, uno de los países más violentos e inseguros del mundo, hasta la Fuerza Armada tiene miedo de salir a la calle; un “radiograma” revela que militares venezolanos prefieren ocultar su investidura para no ser víctimas de asaltos.

Un artículo publicado por el diario estadounidense El Nuevo Herald informó que en los cuarteles del país suramericano los soldados reciben órdenes de no viajar por las noches, evitar hablar por celular y ocultar su uniforme, pues se han convertido en “blanco” para la delincuencia.

El periodista Antonio María Delgado, obtuvo un documento oficial y de circulación interna en los cuarteles, allí, los militares de alto mando manifiestan preocupación por el riesgo que corren en las calles; esto, porque el uniforme de cuerpos de Seguridad atrae a criminales que buscan el modo de conseguir armas por la fuerza.

La orden la dio el almirante en jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO) de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Remigio Ceballos, quien ordenó al personal de la Fuerza Armada que se “abstenga de viajar por carreteras de noche”.

Del mismo modo se les impide frecuentar “lugares de dudosa reputación” o que representen riesgo para la seguridad personal.

Asimismo Ceballos ordenó al personal militar a no llevar la identificación militar junto a la documentación personal, con el fin de “evitar que se descubra la condición militar en caso de ser sorprendido por antisociales”.

El documento “denota la admisión de que ni siquiera los agentes de seguridad, que deben estar armados y que están investidos de autoridad, están seguros en Venezuela”; dijo al Nuevo Herald, el general retirado Antonio Rivero.

El informe de la Fundación para el Debido Proceso (Fundepro) señala que en los últimos cinco años y hasta 2016, fueron asesinados 1.741 policías y militares en Venezuela.

De acuerdo con el informe, de los 414 oficiales muertos solo en 2016, 291 pertenecían a organismos policiales, 93 eran militares y 30 laboraban como efectivos de seguridad privada, o escoltas.

El principal móvil de esos asesinatos fue el robo; del total 104 funcionarios fueron asesinados para despojarlos de sus armas de reglamento y 41 murieron en robos de vehículos, mientras que 70 murieron en hechos que fueron calificados como “otros”.

Estas cifras corresponden a las muertes de funcionarios en 2016; queda esperar que a finales de 2017, Fundepro actualice lo sucedido en el último año.

Criminalidad adentro de los cuarteles

Que en las Fuerzas Armadas de Venezuela exista temor por el aumento del crimen contra los funcionarios, no es la única amenaza adentro del Ejército; el pasado 31 de octubre se conoció que las fuerzas militares están preocupadas ante los altos índices de criminalidad y anarquía que, al parecer, “contagiaron los cuarteles”.

Otro documento que circuló internamente advierte que es una situación que “amenaza con salirse de control”. Allí se hace referencia a uno de los fenómenos “más preocupantes” que es el aumento del índice delictivo adentro de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

“Tan sólo en septiembre del 2017, la Fiscalía General Militar ha solicitado la apertura de averiguación penal militar a 450 tropas profesionales, de las cuales 200, corresponden al comando de la Zona Guardia Nacional Bolivariana 44 (Miranda), y 250 al comando de la zona 43 (Tazón)”, señaló el general de brigada Edgar José Rojas Borges.

El documento revela que a muchos de los funcionarios acusados por delitos en la Fuerza Armada se les conceden medidas cautelares aumentando la impunidad.

PANAMPOST