Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo del mundo; y PDVSA, la estatal petrolera, fue por muchos años la principal de la tierra. No obstante, ahora, en este diciembre, la nación se ve obligada a regular el suministro de la gasolina en varios estados: las estaciones de servicio solo podrán surtir 30 litros por vehículo.

A varias estaciones de servicios de los estados más afectados (los andinos y los llaneros, al suroeste del país), les llegó el siguiente comunicado: “Saludos cordiales, me dirijo a usted en la oportunidad de comunicarle que esta Dirección Regional Barinas, cuya jurisdicción comprende los estados Barinas, Portuguesa, Apure, Lara y Cojedes, atendiendo a la situación de contingencia presentada en materia de combustibles en los estados precitados (…) [se] procede a instruir la práctica extraordinaria y circunstancial en los términos de llenado de combustible tipo gasolina”.

“Todo vehículo tipo sedan hasta 30 litros, pick up hasta camiones categoría 350 y volteo, se regula el abastecimiento hasta 35 litros de llenado por vez, se exceptúan aquellos que transporten carga de alimentos y productos perecederos, medicinas, prensa”, se lee en el comunicado firmado por el director de la Dirección Regional Barinas del Ministerio del Petróleo, Luis Alberto Osuña.

Desde hace varios días, una fuerte crisis de falta de gasolina impera en gran parte del país. Las estaciones de servicio cierran porque no está el combustible, mientras que los usuarios forman colas kilométricas en la entrada de los recintos.

Es una situación que ha afectado gravemente la navidades en Venezuela. Fueron miles los que no viajaron este año, debido a la crisis de combustible. Otros, lo hicieron corriendo el riesgo de quedarse, a mitad de camino, por falta de combustible.

La falta de la gasolina en el país petrolero, también ha derivado en una suerte de mercado negro. En los estados más afectados, se puede ver la venta del combustible de forma informal. Y algunos usuarios han tenido que pagar hasta 83,333 % del valor: lo que en la estación de servicio pudiese constar 300 bolívares, se vende hasta por 250.000 bolívares.

La estatal PDVSA fue por muchos la principal compañía petrolera del país. No obstante, desde hace un tiempo se viene denunciado que la corrupción y la falta de inversión ha convertido en PDVSA en una empresa en ruinas.

En las estaciones de servicio se forman colas kilométricas y eso no se detuvo ni siquiera en la noche de Navidad. Como algunas estaciones empezaron a surtir el combustible el veinticuatro de diciembre, fueron miles los venezolanos a los que le dieron las doce de la noche en una cola por gasolina.

PANAMPOST