La vida del suspendido alcalde de Bucaramanga, parece enredarse un poco más. En esta oportunidad, le toca el turno a su hijo Luis Carlos Hernández comparecer ante un tribunal por estar inmerso en casos de mermelada donde cerraría con una comisión por $16.800 millones de pesos.

El hijo del alcalde recibiría el cobro de una millonaria coima por influenciar a su padre para que ordenara a la Emab la suscripción de un leonino contrato con Vitalogic RSU. ¿Creen ustedes que habrá tenido que suplicarle mucho a su papá?

Según Luis Trujillo, testigo primordial en este caso, asegura que fueron tres los negocios adicionales en lo que Luis Carlos y él iban a participar.

El contrato de corretaje, estaba vinculado al proceso de adjudicación de uno para el tratamiento de tecnología alternativa, con el manejo de los residuos sólidos en El Carrasco, valorado en cerca de 250 millones de dólares.

Trujillo, sostiene que tanto el alcalde Rodolfo Hernández como su esposa, estaban al tanto de las negociaciones que este empresario mantenía con su hijo y afirma que en varias oportunidades, realizó depósitos en dólares en cuentas americanas

Otros actos responsables del hijo

Luis Carlos junto con Luis Andelfo Trujillo Rodríguez, nuevamente convencieron al “honorable” alcalde, para que firmara un contrato sobre cobro a empresas de telefonía celular, que mantenían antenas de transmisión en algunas propiedades del imperio Hernández.

Para completar, algunos de los honrados trabajos de Luis Carlos, también se le señala su participación en un negocio vinculado al Fondo de Pensiones de las Entidades Territoriales.