Este miércoles la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) denunció el asesinato de dos de sus militantes en el municipio de Peque, departamento de Antioquia. Los dos exguerrilleros fueron identificados como Ángel de Jesús Montoya y Wilmar Asprilla quienes fueron ultimados luego de haber programado un encuentro en un lugar de esa zona. Las FARC apuntó a que el paramilitarismo sigue vigente en varias regiones del país y el Estado es incapaz de combatirlos.

En un comunicado emitido por el movimiento político, señalaron que los dos excombatientes preparaban una reunión posterior con el candidato de las FARC a la Cámara, Wilman de Jesús Cartagena Durango. De acuerdo con las FARC, a la fecha han asesinado más de 140 líderes sociales y 47 integrantes de las FARC (34 excombatientes y 13 familiares).

“La comunidad denuncia que a las 11 de la noche [hora local] se escucharon varios disparos en un parqueadero, por lo que la Policía acudió al lugar donde encontró sin vida a los dos excombatientes”, se lee en el comunicado.

El candidato presidencial, Rodrigo Londoño alias Timochenko rechazó el asesinato y sostuvo que los miembros de las FARC han sido objeto de la constante persecución por parte de actores armados que buscan desestabilizar la implementación de los acuerdos de paz. Asimismo, aseguró que la muerte de los exguerrilleros es una incapacidad del Estado colombiano para brindar seguridad a los desmovilizados y acelerar la implementación del acuerdo de paz.

Según el líder exguerrillero y candidato a la presidencia de Colombia:

“Asesinatos de militantes de FARC demuestra la incapacidad del Gobierno para dar implementación y cumplimiento al Programa de protección especializada para personas integrantes del Partido. ¿Cuántos muertos necesita el Gobierno para garantizar seguridad efectiva?”.

Los exguerrilleros Montoya y Asprilla hacían parte del equipo de campaña de Cartagena, pero por motivos personales este no pudo asistir a la reunión, hecho que lo salvó de ser también asesinado.

“Nos quieren sacar del escenario político a bala, con leguleyadas y maniobras, demorando tramites más allá de lo normal, impidiendo que pasen las leyes acordadas.  ¿Qué será? ¿Miedo a que se les acabe la vaca lechera? ¿Los vamos a dejar?”

Ante los asesinatos que se vienen presentando, los miembros de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) expresaron su preocupación por la “cultura de la eliminación física” de la oposición política, que, de acuerdo con ellos, sigue haciendo carrera en Colombia. Agregaron no contar con la seguridad necesaria para el ejercicio político surgido del reconocimiento jurídico a su partido e hicieron un llamado al Gobierno e instituciones cumplir con lo pactado y velar por su seguridad.

Pastor Alape líder de las FARC condenó el hecho:

“las amenazas en contra de miembros de FARC, no lograrán regresar a Colombia al oscuro pasado de la guerra. El odio y la muerte no aplacarán la convicción de los colombianos decididos a construir la paz.”

Por otra parte, la Misión de Verificación de la ONU condenó el asesinato, lo calificó como el “primer atentado mortal en el marco del proceso electoral del 2018” y le pidió al Gobierno ofrecer las garantías de seguridad para los líderes y militantes del partido.

¿Clan del Golfo?

Varias son las hipótesis de las autoridades que apuntan a que el grupo paramilitar Clan del Golfo estaría detrás de la muerte de los exguerrilleros. Precisamente días atrás miembros de las FARC recibieron amenazas en una de las sedes de la Casa de los Comunes (sitio de propaganda política) que llevaba la firma de este grupo criminal. El panfleto advierte que se dio dio por terminada la tregua que hubo durante el fin de año y que retomaran las acciones violentas en contra de sus militantes.

El general Carlos Rodríguez, Comandante Región 6 de Policía, dijo que “se ha podido establecer que los cabecillas de esa organización criminal no están de acuerdo con este lamentable hecho”, lo que lo que habría ocasionado diferencias entre sus miembros.

Hasta ahora el Clan del Golfo no se ha atribuido ningún ataque, incluso desmintieron los panfletos recibidos por miembros de las FARC, “mas comunicados falsos que pretenden crear alarma entre la población. No le hagamos el juego a los desadaptados que solo quieren crear pánico y zozobra.”

Fuente: es.panampos.com