“El Ejecutivo debe plantarse ante el Congreso y exigirle que archive las medidas populistas y distorsionantes”; así lo afirmó Alonso Segura exministro de Economía y actual director del programa de Finanzas de la Universidad Católica del Perú.

Durante el III Foro Económico organizado por Thomson Reuters, el exministro señaló en una entrevista para el PanAm Post la importancia de poner “los pies sobre la tierra” y admitió que hay que tomar medidas en el Perú antes de que se dificulte aún más reducir la pobreza.

Segura repudió medidas populistas como la de subsidiar alquileres para jóvenes parejas, la compra de la producción de papas y la amenaza del control de precios de medicamentos.

“El Ejecutivo tiene que tener firmeza ante el Congreso; la economía no está para seguir soportando golpes”; sentenció.

Recientemente se conoció el aumento de la pobreza en un 1 % en el Perú, una noticia que prácticamente fue un escándalo. ¿Qué tan representativa es esa cifra y cómo ve al Perú en relación con eso?

Yo creo que hay que poner las cosas en contextos, la cifra sí es relevante porque interrumpe una tendencia de reducción de pobreza que viene desde hace quince años y yo creo que es un llamado de atención, tenemos que estar pendientes de esas políticas de crecimiento y que protejan también a los más vulnerables.

Si ponemos las cosas en contexto, hace cuatro años que dejó de reducirse la pobreza en América Latina y ya viene subiendo, en Perú no había ocurrido. Hay que analizar las causas, yo creo que hay bastantes factores de coyuntura. La capacidad de reducir pobreza es cada vez menor si la economía crece solo entre 3 y 4 puntos.

Lo que ha ocurrido, y uno de los factores que ha engatillado esto, es que hubo una bajada brusca de PIB de 4 a 2 que se siente más. Además, el empleo formal cayó también el año pasado por primera vez en 17 años; y creo que además han sido errores autoinfligidos por errores internos, errores políticos y económicos que usualmente no se dan a ese nivel.

Como lección aprendida, debemos entender que hay que asumir políticas más coherentes y esperar que el clima político baje un poco de tensión.

Ýo creo que este año va a haber una estabilización de la pobreza porque va a haber un crecimiento del PBI.

Que es la otra paradoja: primera vez en la historia que tenemos una desaceleración de crecimiento aún teniendo “vientos favorables” y que además destruyamos empleos, etc., es algo inédito.

Creo que ha sido algo atípico, que espero que no se repita; tenemos que estar conscientes de que la reducción de pobreza nos va a costar cada vez más. Hay que entender que la mejor forma para reducir la pobreza es generar empleo para la gente.

Durante el foro se habló de normas populistas que afectarían directamente la economía ¿Cuáles cree usted que podrían estar poniendo en peligro el crecimiento económico del país?

Hay ejemplos: las compras de producción de papas o la propuesta de subsidiar alquileres para parejas por parte del Estado.

Si uno ve el Estado quiere subsidiar alquileres a jóvenes de clase media.Yo no digo que no los apoyes, pero es una paradoja, estamos hablando de que la pobreza extrema sube y tú como Gobierno estás buscando subsidiar a gente que no lo necesita.

Hace unas semanas inició un nuevo Gobierno, o si se quiere un nuevo capítulo de una novela con un casting completamente renovado. Yo creo que el actual ministro de Economía tiene las ideas bastante más claras y ojalá le den margen de acción y tenga todo el apoyo que requiere.

El Ejecutivo tiene que definir unos términos de acción con el Congreso para que les permita impulsar la agenda económica que tengan. Además, tiene que dejar claro que hay varias medidas distorsionantes que el Congreso tiene que encarpetar. El ejecutivo tiene que tener firmeza ante el Congreso sobre eso; la economía no está para seguir soportando golpes.

Existe una amenaza de que surja un control de precios, se habla del control de precios de medicamentos, medidas que saldrán desde el Congreso ¿Cuál es su posición en relación con cualquier medida de control?

El Ejecutivo tiene que plantarse ante el Congreso, no me refiero a pelearse políticamente, pero de nada nos sirve que políticamente por gobernabilidad se lleven bien entre ellos, pero que igual el Congreso te esté metiendo misil tras misil.

El Ejecutivo tiene que plantear que hay unos proyectos de ley que son distorsionantes, que tienen costos fiscales altos, que son inconstitucionales y que el Congreso tiene que archivar.

Y si el Congreso dice que no quiere, es ahora, porque tenemos un gobierno sin bancada, pero con popularidad, tiene tracción, es mejor que el Ejecutivo lo encare a que el Congreso siga metiéndole distorsiones a la economía; el control de precios es uno de los proyectos que no tiene ni pies ni cabeza.

Fuente: Panampost