COLOMBIA.  El presidente Juan Manuel Santos ha decidido utilizar sus últimas horas de mandato para hacer vídeos en YouTube y para nombrar a más personas de su gobierno como diplomáticos en el exterio .

Pese a que ya había dado cuenta de varios de esos nombramientos desde hace un mes, en las últimas horas decidió nombrar a varios de sus colaboradores de la oficina de comunicaciones y prensa en importantes puestos de misiones diplomáticas en el exterior.

Es el caso de Marilyn López Forero, su jefa de prensa, quien fue destinada como cónsul de Colombia en Barcelona. Igualmente, como cónsul de Colombia en Newark, Estados Unidos, designó a Diego Mora, quien era el director de la Unidad Nacional de Protección.

Igualmente, a España fue enviado a la misión diplomática de ese país el asesor de prensa Jhon Jairo Ocampo y a otras misiones en el exterior designó a las periodistas Pilar Calderón, Pilar Acosta y Marcela Durán.

Los nombramientos fueron hechos a través del Ministerio de Relaciones Exteriores liderado por la canciller María Angela Holguín encargada de las firmas de las incorporaciones por orden del presidente Santos.

De esta manera el mandatario saliente pone en aprietos al entrante presidente Iván Duque, toda vez que copa puestos y encargos de libre nombramiento y remoción, que si bien puede echar para atrás, le significaría al país un detrimento en sus finanzas por los altos costos que implica pagar los bonos de ida y regreso, primas de instalación y demás emolumentos de quienes ya han sido nombrados.

Esta actitud de Santos impide que el presidente Duque pueda incorporar a personas idóneas de acuerdo con su criterio y plan de representatividad que tiene pensado, personas que estén en sintonía con el nuevo modelo de país y de relaciones exteriores.

Para algunas personas allegadas al nuevo gobierno, la actitud del presidente Santos es egoísta, antiética e inmoral; en una actitud de “pago de favores” y de atornillar en puestos públicos a sus amigos, limitando la libertades propias en los nombramientos del próximo Gobierno.