Al cierre del año 2017 con una mirada a algunos países de Latinoamérica se asoman eventuales cambios y giros que  podrían suceder, en el marco de las tendencias políticas,  escándalos de corrupción, la impopularidad creciente de ciertos gobiernos y la retrasada economía   nada alentadora para el 2018  con elecciones  en el calendario.

Brasil , México,  Colombia y Venezuela, podrían ser países que trastoquen el marco en esta región.

El caso de la contratista brasilera Odebreth, sin duda sacudió la agenda política de Latinoamerica, con profundos señalamientos a los gobiernos de Brasil, Colombia, Perú , Ecuador y hasta Venezuela. Y en ese sentido ciudadanos impacientes, que ven como se dilapidan los recursos podrían dar señales de querer cambios de los gobiernos que, en algunos casos, se dicen socialistas.

Por eso es que los venideros comicios atraen la mirada de analistas. El reciente triunfo de Sebastián Piñera en Chile, se sumó al cambio político en la región al cierre de este año , después  de Mauricio Macri en Argentina, Michel Temer en Brasil y Pedro Pablo Kuczynski en Perú.

Las primeras elecciones que se asoman son las de Venezuela, país petrolero estancado en una severa  crisis política, cierra con una fuerte hiperinflación que ahoga a los venezolanos y rastros dolorosos de protestas que dejaron más de 125 muertos, la mayoría jóvenes en un intento por sacar el poder al mandatario.

El régimen de Nicolás Maduro, que controla el organismo electoral, embuido en las últimas elecciones de gobernadores y municipales, que le han sumado más poder político, ha dejado ver que en el primer trimestre  se someterá a elecciones presidenciales.

En sus recientes declaraciones de fin de año Maduro ha dicho que en el 2018 sellarán la victoria de la revolución.

En la oposición aún no logran ponerse de acuerdo para enfrentar a los oficialistas con una candidatura única, aunado a partidos emblemáticos que no podrán participar tras ser  anulados por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente.

En Brasil la primera vuelta será el 7 de Octubre, un caso particular lo representa el ex presidente y aspirante a la reelección Luis Inácio Lula Da Silva, señalado y condenado por corrupción, pero quien mantiene popularidad .

 Michel Temer, quien está al frente de esa nación, tras ser destituida Dilma Rousseff ,   tiene  sus esperanzas aún cuando ya ha sido señalado  de corrupción y gana impopularidad.

Colombia por su parte, y luego de iniciar el camino en la búsqueda   de la paz, tras 52 años de cruentos enfrentamientos ,se prepara para su consulta nacional el 27 de Mayo, ahora con la participación del partido de las Fuerzas Armadas Revolucionarias

Juan Manuel Santos, actual presidente de esa nación pasará a la historia de ese país  por liderar la firma del fin del conflicto con las FARC. No obstante el país, tiene un clima político polarizado y el crecimiento del descontento social en las áreas rurales en medio de un gran número de asesinatos de activistas.

Liderando la carrera de las elecciones programadas para mayo están el centroizquierdista y ex alcalde de Medellín, Sergio Fajardo; el ex alcalde de Bogotá, Gustavo Petro; y el exvicepresidente de Santos, Germán Vargas Lleras, revelan analistas al diario El Tiempo de ese país.

En México irán a las presidenciales el 1 de Julio,  Andrés Manuel López Obrador, de la coalición “Juntos haremos historia”, luce con buena intención de votos, según medios de ese país, basa su propuesta en el impulso a la infraestructura y al combate de los crímenes que han marcado esa sociedad, dos aspectos cuestionados al actual presidente Enrique Peña Nieto.

José Antonio Meade lidera la alianza que integra el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En Cuba, el aliado fundamental del régimen de Nicolás Maduro, Raúl Castro  saldrá de la presidencia en abril.

Castro debió entregar en febrero, pero sobre la base de un retraso en el inicio del ciclo político de transición, tras la destrucción causada por el huracán Irma en septiembre, se vio forzado a mover la fecha.

En ese lapso se tiene previsto que los votantes y las comisiones electorales seleccionen a los delegados de las asambleas municipales, provinciales y nacionales que forman el llamado Consejo de Estado, mediante el cual se nombra al nuevo mandatario de la isla.

Ese paso marcaría el inicio del fin de 60 años de Gobierno de opresión de los Castro, desde 1959 hasta 2008 en manos de Fidel, y luego a su muerte lo sucedió su hermano Raúl. @mundiario

MUNDIARIO