Al parecer el Senador Jorge Iván Ospina no quiere que su negocio de la cirugía plástica se hunda, pues se ha dedicado a amenazar a todo aquel que se oponga a la aprobación en segunda discusión el proyecto de Ley 158, a pesar de que este se ha hundido 8 veces en 20 años.

Para nadie es un secreto cual es la situación real, quienes son los que están detrás de toda esta vagabundería y qué es lo que realmente se quiere lograr con la aprobación de esta iniciativa. Lo más extraño de todo es que existen senadores de otros partidos que rechazan este proyecto y aún sigue vigente para entrar a debate.

Por otro lado, hemos visto con preocupación que la senadora Claudia López se ha dedicado a denunciar hechos de corrupción, pero lo más curioso es que en su misma organización se evidencia estos actos.

Que a nadie se le olvide que además cuenta con el consentimiento y apoyo de una senadora y candidata presidencial del partido liberal que ha demostrado su rectitud a pesar de las amenazas del fiscal, que ha sido una dura contra la corrupción pero que ante este proyecto de ley se ha hecho de la vista gorda y permita el paso de este en la cámara, solicitando además a los militantes de su partido el apoyo al indicado proyecto sin entorpecer su camino a la aprobación para beneficiar a las mafias del congresista Ospina y poder crear el tan anhelado monopolio del negocio de las cirugías plásticas en Colombia.