(Youtube)

Buenos Aires, 29 ago (EFE).- Argentina vuelve a atraer inversores internacionales pese al delicado contexto macroeconómico actual, gracias a las políticas del Gobierno de Mauricio Macri, según un informe difundido hoy por la firma internacional de investigación de mercados y consultoría Oxford Business Group (OBG).

“The Report: Argentina 2018” destaca las reformas iniciadas por la gestión actual desde su llegada al poder, en diciembre de 2015, para devolver al país austral al escenario global, “aumentar la competitividad internacional” y “acelerar el crecimiento del producto interno bruto (PIB)”.

El estudio, basado en encuestas y entrevistas a titulares de entes públicos y empresas privadas realizadas entre noviembre de 2017 y mayo pasado -justo cuando empezó la fuerte devaluación del peso-, señala que estas medidas han contribuido a que el país recupere el crecimiento y pasase de una “contracción” en 2016 a una “expansión” del PIB del 3,6 % en el primer trimestre de este año.

Por otro lado, apunta que, aunque el Gobierno “superó las expectativas” al bajar el déficit fiscal el pasado año hasta el 3,9 %, por debajo incluso de su previsión inicial, la deuda externa aumentó alrededor de 63.000 millones de dólares entre 2015 y 2017.

“Este ‘report’ solo recoge realidades, no estamos tratando de sacar la bola de cristal. Realidades que implican un montón de desafíos pero también luces”, manifestó el director editorial en América de OBG, Jaime Pérez-Seoane, al presentar los datos en un acto en Buenos Aires.

Su conclusión es que existe un “optimismo moderado” en el país, donde admitió que hay una realidad macroeconómica marcada por la “volatilidad” del mercado, la devaluación y el impacto que esto tiene sobre el consumo.

“Pero hay una voluntad a nivel privado y a nivel público en pro de favorecer a sectores que tienen potencial a largo plazo”, señaló.

Además, hizo hincapié en la “apuesta” del Gobierno por una “mejor y mayor institucionalización”, tanto a nivel interno como internacional con su “futuro ingreso” a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la celebración de la reunión del G20 en noviembre.

Pérez-Seoane afirmó que Argentina está realizando la “mayor inversión en infraestructura” de su historia al implementar, por primera vez, el modelo de Participación Público-Privada (PPP), pero, “en el plano comercial, tiene todo por hacer” y las pymes todavía tienen una “presencia mínima” en las exportaciones.

En ese sentido, dijo que, con los tratados de libre comercio que actualmente tiene el país, solo alcanza al 10 % del PIB mundial, aunque destacó que está tratando de llegar al 50 % y, para ello, consideró esencial que se concrete el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

También admitió que el país afronta ahora un contexto de volatilidad y elevada inflación -un 19,2 % en lo que va de año-, aunque consideró que está “dando pasos para reforzar su estructura” con las directrices del Fondo Monetario Internacional (FMI).

De hecho, este mismo miércoles, Macri dijo que, por la nueva “falta de confianza en los mercados” hacia el país, acordó con esta entidad adelantar los fondos necesarios del crédito de 50.000 millones de dólares concedido en junio para garantizar el programa financiero.

En el acto de OBG también intervino el ministro de Ciencia, Lino Barañao, quien insistió en la necesidad de fomentar una “economía del conocimiento” y lograr una mejor distribución de la riqueza en el país.

En esa línea, afirmó que su cartera trabaja bajo dos premisas centrales: “fomentar el avance de la ciencia en todas las áreas” y “atraer a los jóvenes a la ciencia a través de la tecnología, una de las fuentes de empleo del futuro”.

Entre las 300 personas entrevistadas por la consultora para el informe, se encuentran Macri; el ministro de Producción, Dante Sica; el presidente del grupo Arcor, Luis Pagani; el titular de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo; el presidente del Banco de la Nación Argentina (BNA), Javier González Fraga; o la directora regional de la farmacéutica Bristol Myers Squibb, Florencia Davel.

Fuente