Normal Capuozzo, el polémico “empresario” venezolano de futbolistas, cercano a Pascual Lezcano y a la Selección Colombia y quien es a la vez el representante de jugadores como Juan Fernando Quintero y José Izquierdo, se exhibe como un millonario por estos días en Rusia aprovechando el actual campeonato Mundial de fútbol.

Capuozzo, quien según fuentes venezolanas hizo su fortuna gracias a las millonarias estafas que realizó en ese país de la mano del presidente Nicolás Maduro y quien a la vez se habría beneficiado de grandes prebendas regaladas por dicho gobierno, hoy posa en todo el mundo coml “agente de futbolistas” mientras por ejemplo, paga sobornos a la Selección Colombia a través de su socio Pascual Lezcano, para que le convoquen a los jugadores que él maneja y poderlos comercializar de mejor forma en el fútbol internacional.

De Capuozzo se dice tambien que es cercano a mafiosos colombianos y que se ha beneficiado de otros negocios ilegales como el lavado dinero y demás. Por su parte, ni la justicia ordinaria parece estar interesada en actuar en su contra ni la Federación Colombiana de Fútbol en alejarlo de su entorno; al parecer son muchos los que se benefician con su presencia.