Estas fiestas patrias no contaron con la difusión masiva de la Parada Militar, debido al monopolio de la Televisión Nacional de Chile. (Flickr)

Cada 19 de septiembre en Chile se hace una Parada Militar para honrar al ejército. Este año causó controversia, porque el canal que recibe fondos públicos TVN (Televisión Nacional de Chile) no solo no lo pasó por televisión sino que quiso cobrar, sin anticipo previo, a los canales privados por los derechos. Así se despertó el debate para privatizar el canal.

Un día antes, el 18 de septiembre, se festeja la Primera Junta Nacional de Gobierno (que dio lugar a la independencia de España) del país y por tanto el 19, el primer día de la autonomía, se conmemora al ejército como custodio de la nación.

Sin embargo, este año, el financiado por el Estado decidió excluir de sus contenidos a este evento que forma parte de las fiestas patrias.

No tardaron en surgir reacciones. La diputada Camila Flores dijo que “lo mejor es privatizar definitivamente el canal, venderlo y terminar con la farsa de un canal que difunde contenido de interés público y que más bien tiene un sesgo ideológico que no funciona ni quiera en los números”.

Ahora TVN pretendía cobrar $5 millones a los canales privados que quisieran transmitir a través de su señal la Parada Militar prevista para el 19 de septiembre.

Esto provocó la reacción de la diputada Camila Flores que arremetió contra el canal estatal y propone que se privatice.  Primero por la crisis financiera que sufre, lo cual exige que los ciudadanos productivos financien una industria que no se sostiene por sí sola. Segundo, porque sostiene que los contenidos no cumplen con el carácter pluralista que en teoría debería tener.

“Resulta inaceptable que TVN restrinja la transmisión de un evento republicano que es parte de nuestras tradiciones, como la Parada Militar. Y eso va incluso más allá del monto que han decidido cobrar a los otros canales, sino también por lo irresponsable de informarlo a las otras señales sin ninguna anticipación razonable”, afirma.

“Septiembre es el mes de la Patria, y hay muchos grandes eventos que se desarrollan en Santiago y que los chilenos merecen ver, al menos en televisión, por eso es que resulta un despropósito también, haber dejado de transmitir los Te Deum”, agrega.

“Estos son sólo algunos ejemplos que dan cuenta que el canal tiene muy poco de interés por lo público y por el pluralismo. Desde hace tiempo es una plataforma de difusión de la izquierda y que aborda un exceso de contenido farandulero que poco aporta. Horas de programa matinal, noticiarios que más que informar, se dedican a cubrir la ruta de la empanada o la ruta del completo”, exclama.

“Muchos insisten en defender a TVN por su supuesto carácter de televisora pública, pero convengamos en que TVN no es ni por cerca la BBC ni NHK de Japón; TVN hoy es un saco sin fondo, que si bien, por ley debería autofinanciarse, han tenido una gestión desastrosa, que -no nos olvidemos- los llevó a pedir un salvavidas millonario al Estado”.

Como conclusión Flores aseveró que “el modelo de TVN es un total fracaso, sólo genera pérdidas y gastos, con sueldos exorbitantes de ejecutivos y rostros”.



Fuente