Kirchner insistió con que la causa de los cuadernos es una obra de distracción del Gobierno y los medios de comunicación. (Twitter)

Ante la catarata de evidencia en su contra, la expresidente Cristina Fernández de Kirchner rompió el silencio y se manifestó nuevamente en las redes sociales. Twitter fue la herramienta que eligió, luego de unas jornadas intensas, donde varios “arrepentidos” confesaron las multimillonarias coimas que el kirchnerismo cobraba en las diversas obras públicas del ministerio de Planificación.

Con tres posteos y una publicación en su sitio web, Cristina manifestó que los “arrepentidos” son funcionarios de cuarta línea, que los medios exageran la situación judicial y que ningún remisero la vio “en pijamas”.

Como era de esperarse, además de los comentarios de aliento de sus seguidores (que no dejaban de hacer referencia a la situación económica actual), no faltaron los cientos de mensajes de argentinos indignados que le dijeron que su futuro es la prisión.

Desde el artículo en su portal personal, la exmandataria volvió a arremeter contra el juez y el fiscal de la causa e insistió con la teoría de la consipiración: para ella, la crisis de los cuadernos, es una maniobra de distracción del Gobierno Nacional. Que el macrismo utiliza la situación políticamente, no hay dudas. Que los medios afines al oficialismo solo hablan de los cuadernos, también es cierto. Más allá de todo esto, el escándalo de coimas es real y tanto las declaraciones de los empresarios como de los exfuncionarios la señalan como jefa de la banda, por lo que tarde o temprano quedará detenida.

“El evidente manejo extorsivo de la figura del ‘arrepentido’ llevado a cabo por Bonadío y Stornelli, es sencillamente escandaloso, pero cuenta con el beneplácito de las más altas esferas del Poder Judicial, de los medios hegemónicos de comunicación y de este gobierno que ha provocado que nuestro país se esté cayendo a pedazos en medio de una verdadera catástrofe económica y social. Lo saben todos y todas”, escribió Kirchner en su sitio web.

López pidió declarar

José López, que se desempeñó como secretario de Obras Públicas en el ministerio de Planificación de Julio De Vido, y que se encuentra en prisión tras haber sido descubierto escondiendo bolsos con dólares en un convento, pidió declarar.

El exfuncionario solicitó presentarse ante el fiscal Carlos Stornelli, luego de que la semana pasada se negara a declarar por esta causa. Este cambio de postura tuvo lugar después de una reunión con sus abogados defensores. En este momento, el detenido está siendo trasladado a los tribunales de Comodoro Py para ver a Stornelli.



Fuente