Luego de una semana complicada, el macrismo consigue algo de paz mediática. Con el dólar aparentemente quieto tras la nueva devaluación, Kirchner vuelve a acaparar la atención de los medios por una nueva citación judicial. (Twitter)

Hacia el final de la semana más dura para el Gobierno de Mauricio Macri, el oficialismo logra un poco de aire. La expresidente Cristina Fernández de Kirchner volvió a las noticias con una nueva citación a declaración indagatoria.

En esta oportunidad no se trata del “escándalo de los cuadernos”, causa que hirió de muerte al kirchnerismo durante las últimas semanas, sino por la denominada “Ruta del dinero K”. Este proceso, que ya tiene detenido al empresario de la obra pública Lázaro Báez, y que también tiene complicados a sus hijos, está relacionado con la defraudación de 60 millones de dólares.

La Sala II de la Cámara Federal porteña le indicó al juez Sebastián Casanello que cite a la exmandataria, que si bien estaba como imputada en el expediente, no había sido llamada todavía a declarar. Según fuentes judiciales, la fecha sería confirmada la próxima semana.

El fallo de Cámara fue dividido, si bien Leopoldo Bruglia se manifestó por la negativa, sus colegas Martín Iruzun y Mariano Llorens se manifestaron a favor de la indagatoria.

“En todos los casos -marcados por grupos organizados para delinquir a través de defraudaciones al Estado, cohecho y lavado de activos- hay dos nombres que se repiten: Lázaro Báez y Cristina Fernández“, fundamentó en su voto el juez Iruzun.

La teoría de la persecución política

Aunque todavía la expresidente Kirchner no se ha manifestado ante esta nueva citación, anteayer ya había opinado sobre la actuación del juez Claudio Bonadio en la causa de los cuadernos. En esa oportunidad, Cristina asoció la problemática económica del Gobierno de Macri con las citaciones judiciales: “Son de manual”, manifestó Kirchner con relación a la supuesta alianza entre el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo.

Tregua para el oficialismo por el fin de semana

Al cierre del mercado cambiario, el dólar registró una baja de dos pesos con relación al inicio de las operaciones y cerró a 38. De esta manera, y con Cristina Kirchner nuevamente en las noticias por los casos de corrupción, el oficialismo tendrá algo de calma durante el fin de semana, antes del anuncio económico y político esperado para lunes.



Fuente