El Gobierno autorizó a la banca a comprar divisas, pero no a venderlas, a pesar de la derogación de una ley de ilícitos cambiarios que castigaba con multas y penas de cárcel a quienes transaran dólares. (Ministerio de Finanzas)

Tras las recientes medidas económicas ofrecidas por Nicolás Maduro y luego de la derogación de la ley de  ilícitos cambiarios, reinició en Venezuela la comercialización de divisas, donde, incomprensiblemente, los bancos y casas de cambio podrán comprar dólares mas no venderlos.

Este miércoles 22 de agosto inició la subasta de divisas a través del Dicom, sistema cambiario. Las empresas podrán adquirir hasta USD $400.000 mensuales y las personas naturales solo USD $500. Con lo cual se mantiene el control de cambio.

El Gobierno autorizó a la banca a comprar divisas, pero no a venderlas, a pesar de la derogación de una ley de ilícitos cambiarios que castigaba, desde 2003, con multas y penas de cárcel a quienes transaran dólares al margen del control de cambio vigente.

Además, en la puja el Ejecutivo no participará como proveedor. El Gobierno eliminó la asignación de divisas, las que se trancen provendrán del sector privado.

“Toda la banca nacional, pública o privada, puede recibir divisas del menudeo para cambiarlas a bolívares soberanos a personas naturales, nacionales o extranjeras”, afirmó en rueda de prensa el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez. Sin embargo, en otra conferencia, su homólogo de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, aclaró que las instituciones bancarias no podrán venderlas.

Zerpa indició que los días de subasta serán ahora los lunes, miércoles y viernes de todas las semanas y se espera que para diciembre sean diarias.

“Estamos creando un esquema que dará condiciones necesarias para que todos los sectores puedan introducir las distintas divisas en nuestra economía. Ahora las divisas que se transan en el país son de las personas naturales y jurídicas“, manifestó.

Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, señaló que las medidas alimentarán el mercado paralelo, donde las cotizaciones se han disparado desde la semana pasada. “Estamos en una nueva modalidad de control cambiario que no tiene nada que ver con un esquema de mercado abierto”, señaló.

Más temprano el Banco Central de Venezuela publicó una tasa equivalente a 60 bolívares por dólar, formalizando así una macrodevaluación de 96 %.

Para esclarecer un poco el panorama de cómo se manejará el mercado de las divisas, el economista Luis Oliveros explicó a PanAm Post que se mantiene el control de cambio en Venezuela, y señaló que no dispone muchas esperanzas con este nuevo modo de comercializar dólares.

“Hay que tener en cuenta que el control de cambio va a continuar, lo único que se anunció es que al parecer la subasta de dólares no irá al sector público, solamente serán subastas entre privados. Usted puede ir al banco a vender sus dólares y el banco se los va a comprar, pero luego usted no podrá ir al banco a comprar divisas”, explicó.

“Al final yo creo que el manejo de las divisas en Venezuela será un poco más abierto, un poco más libre, pero vamos a seguir estando en manos de un burócrata y en manos de un control de cambio donde el burócrata decide quién compra, quién no y qué se debe hacer con esos dólares”, agregó.

Y es que las personas para adquirir divisas no podrán hacerlo a través de las casas de cambio o de los bancos, para obtener esos dólares deberán participar en la subasta Dicom, para lo cual deberán llenar una serie de requisitos y responder a las preguntas del Estado. Al final no existe tal comercialización del dólar.

“Vamos a tener incertidumbre por unas cuantas semanas, hasta que el mercado y todos nosotros entendamos bien qué es lo que busca el Gobierno con este nuevo sistema cambiario. Yo en lo personal no me hago muchas ilusiones, aquí se tienen que crear muchos incentivos y muchas condiciones primero para que los privados tengan incentivos de traer sus divisas”, señaló.

Por su parte, el economista Henkel García señaló que no se trata del desmontaje del control de cambio, pues lo que se hizo fue fijar posición en relación con las operaciones del sector privado, “decir que no son ilegales, es un cambio, pero no es suficiente para lo que hoy vive Venezuela”.

“No  me queda claro, porque no hemos visto ninguna reglamentación. No me queda claro si una empresa compra dólares a otra de acuerdo a una tasa establecida entre ellas, ¿podrán mostrar ese monto en la contabilidad sin ser penalizadas? No es un sistema completamente libre. ¿Qué pasa si las empresas necesitan más de lo que establecen las restricciones?”, señaló.

Hay que recordar que desde el año 2003 Venezuela vive un control de cambio, con el que el régimen controla quiénes y cómo acceden a divisas, y con el cual solo se maneja una tasa oficial a un precio real triplicado por el dólar paralelo.



Fuente