Le fue descubierto a dos de los catorce sospechosos capturados. Unos diez vehículos habrían sido utilizados para cometer el crimen.

“Fueron masacrados, ellos venían ya de un procedimiento, ya con orden de trabajo, los detuvieron y los masacraron”. Es esta la hipótesis principal que manejan los investigadores que trabajan en el caso.

La comisión de investigadores fue sorprendida por un retén ilegal, del que logró escapar una primera camioneta que acompañaba la misión.

Pruebas de balística y la incautación del armamento hallado en 21 allanamientos serán la base del cotejo que arrojaría que los impactos a la camioneta oficial fueron de largo alcance, y a los cuerpos a corta distancia.

Asimismo, es clave la conversación a través de un chat entre dos sospechosos. “Coronamos la vuelta, ahí están tres del FBI”, dice.

Al parecer esta charla la mantuvieron personas ubicadas sobre la vía, quienes podrían ser ‘campaneros’ que alertaron la presencia de los funcionarios judiciales.

Mientras avanza la investigación, las honras fúnebres de Douglas Dimitry Guerrero, perteneciente a la Unidad Nacional Contra el Crimen Organizado; Willington Montenegro Martínez, investigador del grupo Antiexplosivos, y Jair Alfonso Montenegro Galindes fueron realizadas en Pasto.

Autoridades mantienen la recompensa de $100 millones por información que conduzca a la captura de los autores, al parecer, hombres al mando de alias ‘Guacho’.

Fuente: Noticias Caracol