El expresidente ecuatoriano Rafael Correa anunció que regresará al país para retar a su sucesor Lenín Moreno, a quien acusa de haberlo traicionado, y defender los “avances” de su gestión política.

El exmandatario, quien vive en Bélgica desde que culminó su mandato, afirmó que estará en Ecuador el próximo viernes 24 de noviembre a pesar de las “amenazas e incitaciones al odio hacia él en los medios de comunicación” para abogar por “los programas sociales y las avances económicos” de los 10 años de su administración (2007-2017).

“A mí no hay nada que me impida regresar al Ecuador”, afirmó el exjefe de Estado, aprovechando la entrevista de la agencia The Associated Press para exigirle a Moreno una explicación sobre la razón de su reunión a principios de año con Paul Manafort, cuestionado expresidente de campaña del mandatario estadounidense Donald Trump.

“Es muy preocupante que haya habido la visita de un tipo como Manafort y que se haya mantenido oculta, escondida, esa visita al pueblo ecuatoriano”, dijo Correa.

Correa explicó que se enteró por la prensa que Manafort, recientemente acusado de lavado de dinero y otros cargos, viajó Ecuador el pasado 9 de mayo.

“Si lo ocultan es porque algo esconden”, señaló el exmandatario.

El pasado mes de septiembre un portavoz de Moreno ya había mencionado que el presidente se había reunido con Manafot, aunque no se explicaron las razones de dicha reunión.

PANAMPOST