Luego de que se realizaran las elecciones generales en Honduras el pasado domingo 26 de noviembre, la tensión ha sido el día a día de ese país centroamericano, debido al retraso en la transmisión de datos, la estrecha diferencia entre los dos candidatos más fuertes además por las violentas protestas y saqueos.

Luego de que se finalizara el conteo del 100 % de las Mesas Electorales Receptoras (MER), el actual presidente y candidato, Juan Orlando Hernández, se ubica 1,6 puntos sobre su contendiente, el presentador de televisión Salvador Nasralla Salum, quien rompiera un acuerdo con la Organización de Estados Americanos, que le comprometía a esperar los resultados finales ya respetar las cifras finales.

USD $110 millones diarios se pierden por crisis en Honduras

Los saqueos y vandalismo registrado desde el pasado viernes primero de diciembre especialmente en el Valle de Sula localizado en el norte del territorio hondureño, habría afectado hasta el momento a al menos 200 negocios de la micro, pequeña, mediana y gran empresa.

Mientras que la crisis política estaría provocando perdidas de aproximadamente USD $110 millones diarios según datos revelados por Pedro Barquero, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC).

Y es que estos saqueos de plazas, centros comerciales, supermercados, bancos, farmacias y negocios en general fueron efectuados por miembros de la Alianza Opositora, liderada por el expresidente José Manuel Zelaya Rosales, quien fue destituido de su mandato el 28 de junio del 2009 luego de que intentara establecer una Asamblea Nacional Constituyente con fines continuistas.

Barquero también aseguró que se encuentran buscando ideas para apoyar a los empresarios afectados, quienes en su mayoría permanecen con sus negocios cerrados.

Por su parte, Mario Canahuati, presidente de la Asociación Hondureña de Maquiladores, detalló que su sector productivo tiene fuertes compromisos de entrega con Estados Unidos, sin embargo están siendo afectados por la pérdida de horas de trabajo:

“No hay duda de que tenemos alto nivel de preocupación, este elemento político está trayendo consecuencias muy serias, aun cuando hemos podido operar sin ningún problema”.

Canahuati también indicó que las interrupciones en las carreteras provocadas por los manifestantes han impedido a muchos de sus trabajadores poder desplazarse a la zona manufacturera ubicada especialmente en los municipios de El Progreso y Villanueva.

Grupos policiales se declaran en huelga de brazos caídos

Este lunes en horas de la tarde la Escala Básica de la Policía Nacional, así como los especializados antimotines Cobras y Tigres, se acuertalaron y declararon en huelga de brazos caídos con lo que se niegan a obedecer a sus superiores e intervenir en protestas opositoras.

Diferentes versiones han surgido respecto al origen de este conflicto, por una parte el gobierno hondureño asegura que es un tema salarial, ya que se habría infiltrado una carta que aseguraba que las arcas del Estado no tendrían los recursos suficientes para pagar el bono navideño de los oficiales, sin embargo esto fue desmentido por las cúpulas policiales y militares, así como por el secretario de Finanzas, Wilfredo Cerrato.

Por otro lado, los efectivos policiales aseguraron que su motivo para abandonar sus labores es que no quieren “seguir peleando con el pueblo” y agregaron: “Lo que exigimos es que haya paz, que se resuelva ya este problema y que no haya más muerte, más sangre” dijeron a medios de comunicación mientras permanecían con sus rostros cubiertos con pasamontañas.

En horas de esta mañana, la Escala Básica de la Policía hondureña entregó un comunicado en el que reiteran su anhelo de paz en el país centroamericano, así como la demanda de “la mejor salida” por parte del gobierno a la crisis que tiene sumido a ese país en total incertidumbre desde hace diez días.

Además, indican que su cúpula policial se presta a “seguir lineamientos políticos” por lo que solicitan que sean los mandos intermedios los que tomen el control de la institución.

PANAMPOST