Cuatro miembros del Partido Libertario Cubano-José Martí fueron detenidos en la sede y nadie puede ingresar ahora por un operativo policial que rodea la casa. (Being Libertarian)

Luego de 24 horas sin información sobre su paradero, se confirmó la detención del vicepresidente del Partido Libertario Cubano-José Martí sede La Habana, Heriberto Pons, sustraído de la sede del partido la mañana del 20 de agosto junto a otros tres activistas.

Se habían reunido para pronunciarse sobre el Decreto 349, a través del cual la dictadura cubana pretende que toda manifestación artística sea regulada y aprobada por el Estado, de modo que queda prohibido todo arte independiente y queda fijado en la legislación la validación para perseguir legalmente a todo aquel que cuestione al régimen en su arte y desobedezca el mandato.

Una vez concluida la reunión, hicieron un brindis por el cumpleaños del vicepresidente del partido. Fue ahí que la seguridad del Estado irrumpió en la vivienda y le capturó a él junto a los activistas Eduardo Ramos Balaguer, Israel Reyes Montero, Yaima Martinez Borroto y Isabeht Cuella Carrasco.

Dentro de la vivienda quedaron Olga Herrera Dias, Raime Peña Echevarria y Roberto Torrez Rojo. Luego fueron evacuados y hasta ahora no ha podido entrar nadie a la sede del partido, que es la vivienda de la presidente y el vicepresidente.

A través de un comunicado en su página, el Instituto Mises-Mambí notificó que apenas tenga novedades sobre los detenidos las hará públicas.

Desde su fundación, en mayo del 2017, las detenciones arbitrarias han formado parte de la vida y el accionar de sus integrantes. Manuel Velásquez, por ejemplo, estuvo meses bajo arresto, y Ubaldo Herrera todavía no ha recuperado su libertad.

Asimismo, la secretaria del partido, Yanet Padrón, desde julio está bajo arresto, luego de haber apelado un año entero a las sentencias en su contra.

Esta vez los miembros del partido se vieron afectados por una ola persecutoria que acecha contra todo aquel que se manifiesta contra el el Decreto 349, que sin estar en vigencia ya ha privado a decenas de activistas de su libertad, lo cual afirma la naturaleza totalitaria de esta medida.

Ya fueron impedidos conciertos y eventos que pretendían ser demostraciones públicas del rechazo a la censura contra artistas. En palabras de la policía, “Cuba no será otra Nicaragua, donde las protestas civiles son tan multitudinarias que las fuerzas del Estado y paramilitares fieles a la revolución marxista arremeten con fuerza contra los manifestantes.

El saldo actual de víctimas fatales en Nicaragua supera los 317, según la Corte Interamericana de Derechos Humanos, sin contar con el aborto inducido en prisión por medio de las patadas de un paramilitar que participó de los interrogatorios de la policía.

La ola de arrestos arbitrarios indica ser una estrategia preventiva para evitar levantamientos y así lograr que Cuba no sea otra Nicaragua. Pero los opositores no bajan los brazos.

En palabras de la presidenta del Partido Libertario Cubano-José Martí, “Mientras más nos agredan significa que estamos haciendo las cosas bien“. Pues exponen el miedo del régimen al accionar ciudadano.

Fuente