Este domingo se auditarán a los cuatro imputados por el caso del más de centenar de niños retenidos en el aeropuerto venezolano que buscaban reencontrarse con sus padres en suelo peruano.

Los cuatro detenidos (2 miembros de la ONG Venezolanos en Perú y 2 familiares del presidente de la ONG) son acusados por el Ministerio Público de supuesta trata de menores, asociación para delinquir y uso de documentos falsos.

“Son totalmente absurdas las imputaciones realizadas por el Ministerio Público en contra de estos ciudadanos. Se evidencia en las actas que no han cometido delito alguno y en contraste resalta la labor humanitaria y altruista de reunir a hijos y padres que han tenido que emigrar”, señaló Carlos Daniel Moreno, abogado defensor de los detenidos.

Meudis Bolívar y José Miguel Román, ambos voluntarios de la ONG, y Martha Molina y Georgina Pérez, esposa e hija del presidente de Venezolanos en Perú, fueron detenidos en el aeropuerto Internacional de Maiquetía cuando trataban de cumplir con un proyecto que buscaba reunir a 130 niños venezolanos con sus padres, quienes se encuentran en suelo peruano tras haber emigrado debido a la crisis económica, política y social que atraviesa su país de origen.

Sin embargo, las autoridades que evitaron que los niños viajaran argumentaron que los permisos de viajes de algunos menores presentaron irregularidades.

“La intención era clara: evitar que este vuelo de amor, esperanza y sueños llegara al Perú”, comentó el presidente de la ONG Óscar Pérez, explicando que de haber habido irregularidades en algunos de los permisos, lo lógico hubiese sido que permitieran el viaje del resto de los menores. “Es una canallada a lo que se está sometiendo a estos muchachos”, manifestó Pérez.

Esta es una de las tantas estrategias implementadas por la dictadura liderada por Nicolás Maduro, para mantener el poder y control sobre los ciudadanos que se han manifestado contra la crisis provocada por las políticas económicas y sociales que han llevado a Venezuela a enfrentar la crisis humanitaria que hoy vive.

Para Maduro no es suficiente con impedir la salida de los menores del país para que se reencuentren con sus padres, también ha decidido rechazar cualquier tipo de ayuda humanitaria, pese a la grave cituación que seencuentra los venezolanos, bajo la excusa de que esta podría ser utilizada para efectuar algún tipo de intervención.

PANAMPOST