Ante la ráfaga de criticas, Macías aseguró a través de su cuenta en Twitter, que en su discurso no insultaba ni ultrajaba a nadie.. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

El acto de posesión de este martes 7 de agosto del presidente electo Iván Duque generó escozor al interior de diferentes sectores políticos y de la sociedad. Pero no fue precisamente por el discurso del joven presidente uribista, sino a raíz del emitido en el acto inaugural por el presidente del Senado, Ernesto Macías, quien se convirtio en el protagonista de la posesión presidencial.

Macías, quien se estrena en este cuatrienio como presidente del Congreso y proviene del Centro Democrático, leyó un controvertido discurso sobre la gestión del exmandatario Juan Manuel Santos, el cual levantó muchas criticas. Discurso que inició no sin antes agradecer al expresidente Álvaro Uribe, a quien calificó como uno de “los hombres más importantes de la política colombiana”.

Uribe en el 2002 no dejó al país convertido en un paraíso, pero si lo entregó recuperado y con buenas tendencias”, añadió (la fecha fue un error de Macías, quien realmente quería hacer referencia al año 2010).

Mientras el país se congregaba frente a los televisores, Internet y radio nacional a la espera del presidente electo, se escuchaban las palabras del presidente del Congreso que no dejaron escapar las criticas acumuladas por el uribismo durante estos ocho años de Gobierno. Mensaje que fue aplaudido en la Plaza de Bolivar en Bogotá y fuertemente criticado en las redes sociales.

Ante la ráfaga de criticas, Macías aseguró a través de su cuenta en Twitter que en su discurso no insultaba ni ultrajaba a nadie. 

Varias fueron las reacciones en redes sociales, entre las que se destacan las del senador Roy Barreras, quien se retiró de la ceremonia.

A pesar de las críticas, el uribismo cerró sus filas en torno al presidente del Congreso, quien fue protegido y justificado por varios congresistas de ese movimiento político. 

Cabe destacar que un discurso similar fue compartido por el expresidente Uribe un día antes a la posesión.

Con su intervención, Macías marcó de nuevo la linea dura del uribismo que fue arrebatada en las elecciones de 2014, en las que Juan Manuel Santos le ganó la presidencia a Óscar Iván Zuluaga y que ahora en 2018 vuelve al poder.

“Un inventario necesario”

La advertencia de Macías a Duque fue reflejada con una seguidilla de hechos políticos que fueron recogidos en datos y cifras que, a juicio del Centro Democrático, el Gobierno de Santos falló o le quedó faltando por hacer. 

“Hoy presidente Duque recibe usted un país con las cifras más preocupantes de la historia reciente en lo social, económico e institucional”, asegurando que Santos desde 2010 había abandonado la política de seguridad democrática.

La mayoría del uribismo justificó el discurso de Macías señalando que lo dicho por el político era un “inventario necesario” que “había sido maquillado por prensa local, funcionarios y formadores de opinión”.

Al respecto, PanAm Post habló con Rafael Nieto, precandidato presidencial en las pasadas elecciones por el Centro Democrático, sobre los discursos de Macías y el de Duque, asegurando que ambas presentaciones son caras de la misma moneda. 

“Macías hace la tarea cruda y políticamente incorrecta de un corte de cuentas duro y difícil, y Duque muestra la esperanza y la unidad nacional y los caminos para llegar a ello”.

Ante las criticas, manifestó que el discurso de Macías se puede analizar dependiendo de la posición desde la que se esté mirando. “Santistas e izquierda tienen un punto de vista. Los demás, otro. Es normal”.

Por su parte, el representante a la Cámara por el Valle del Cauca del Centro Democrático, Christian Garcés, también habló con el PanAm Post y señaló que Macías buscó hacer un corte de cuentas de cómo recibe el Gobierno entrante el país.

“En el Centro Democrático hay una preocupación muy importante sobre la necesidad que los colombianos sepan cómo es la situación de Colombia en lo económico, social y ambiental para que se pueda hacer un plan de desarrollo que parta de realidades y que el pueblo colombiano pueda evaluar los avances y los resultados durante estos próximos cuatro años”.

Y explicó que el movimiento político con Duque en la presidencia busca que la verdad esté sobre la mesa y que sea la linea base para su Gobierno.

Del mismo modo, buena parte del discurso que dedicó Macías al expresidente Santos se intensificó luego de que la cadena de Noticias Uno revelara un video que registra la celebración de la bancada del Centro Democrático momentos después de la posesión del presidente Duque. En esa conversación, se habló también del discurso de Macías, así como de la consulta anticorrupción promovida por políticos de la Alianza Verde.

“El discurso de Ernesto digo, francamente, sin emociones, es absolutamente necesario. Era necesario”, señaló el expresidente Uribe en el recinto.

Igualmente, el expresidente se refirió a la consulta anticorrupción que promueve Claudia López y Angelica Lozano para este próximo 26 de agosto. “Si quiera el presidente Duque no se metió con eso de la consulta anticorrupción”, dijo.

Este video generó al mismo tiempo muchas criticas, pues se aseguró que el Centro Democrático maneja un doble discurso, lo cual fue desmentido por los políticos de esa bancada que fueron consultados.

“Me comprometo a gobernar libre de odios”: Duque

Entre fuertes vientos y una lluvia parcial, Duque tomó juramento y se posesionó como el presidente número 60 en gobernar a Colombia. Con un discurso de unión entre los colombianos, el nuevo mandatario pretende dejar a un lado las disputas ideológicas y al mismo tiempo unir a la fuerza gobiernista y de oposición con el fin de dirigir el país sin mirar “el espejo retrovisor”. 

Durante al menos una hora, los colombianos escucharon la hoja de ruta y las propuestas que llevará a cabo el presidente Duque, que si bien enfrenta una fuerte oposición en el Congreso puede lograr reformas importantes. Precisamente, entre las distintas reformas que se ha propuesto se encuentra reformar algunos puntos del acuerdo de paz con la exguerrilla de las FARC. El interés de Duque apunta a que los exfarc que ocupen actualmente curules en el Congreso y sean procesados por delitos de lesa humanidad no se les permita ejercer como congresistas, y de este modo cederlo a excombatientes que no se encuentren juzgados por estos delitos. 

“Debemos dejar claro en nuestra Constitución que el narcotráfico y el secuestro no son delitos conexos al delito político. Hoy mismo le cumplo a Colombia y llevaré esta iniciativa ante el Congreso”, dijo el nuevo presidente. 

Tras el auge de los cultivos de coca, el aumento de la violencia homicida, disidencias de las FARC y la violencia de otros actores armados, señaló que recibe un “país convulsionado”.

Se refirió también sobre el proceso de paz con la guerrilla del ELN, sobre el cual señaló que solo continuará con los diálogos emprendidos por Santos un año atrás, sí y solo sí se concentran en un territorio bajo supervisión internacional y decretan un cese al fuego unilateral. 

“Queremos avanzar pero el pueblo colombiano no tolerará que la violencia sea legitimada como medio de presión al Estado”, puntualizó.



Fuente