La emergencia por 60 días, firmada en un decretopor el presidente Martín Vizcarra, fue declarada para los distritos de Aguas Calientes, Zarumilla y Tumbes. (EFE)

Mientras el régimen de Nicolás Maduro asegura que es “mentira” la estampida migratoria de venezolanos, el gobierno de Perú convocó una reunión de emergencia entre los países de la Comunidad Andina de Naciones para tratar el imparable flujo de migrantes.

A la reunión asistieron representantes de Bolivia, Ecuador y Colombia, con el fin de “armonizar” los procedimientos para el ingreso ordenado de los venezolanos que huyen de una crisis humanitaria sin precedentes.

En la reunión se discuten medidas a tomar en relación con documentos de viaje, asuntos de seguridad y prevención de riesgos en temas sanitarios.

Y es que recientemente Perú declaró en emergencia la zona de la frontera norte con Ecuador por “peligro inminente” a la salud debido al masivo ingreso de venezolanos.

La emergencia por 60 días, en un decreto firmado por el presidente Martín Vizcarra, fue declarada para los distritos de Aguas Calientes, Zarumilla y Tumbes, que fueron desbordados en los últimos días por venezolanos que llegaron antes de que se cumpliera el plazo de exigírseles el pasaporte para ingresar.

Otra medida tomada por el gobierno de Perú en conjunto con el de Colombia, fue la decisión de crear una base de datos para censar el éxodo venezolano.

El director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, explicó que la creación de la base de datos tiene como propósito conocer quiénes cuentan con permisos de trabajo, movilidad migratoria, así como los que necesitan asistencia en materia de salud.

“Entre los beneficios que deseamos establecer a través del censo migratorio para los emigrantes venezolanos es que tengan la posibilidad de acceso a una cuenta de ahorro y la cotización de seguro social (…) Tanto sanidad como educación son los principales retos que afrontan los países de la región en relación a la diáspora venezolana.  Colombia ha sido muy clara sobre la flexibilización en relación al tema migratorio desde Venezuela. Pero las políticas de Nicolás Maduro han provocado una migración regional grande y si no contamos con el apoyo internacional financiero es un tema difícil de afrontar”, explicó Krüger.

Menores de edad emigran sin sus padres

Al menos ocho menores venezolanos, de entre 11 y 17 años, ingresaron solos a Perú el pasado fin de semana, según informó la Defensoría del Pueblo en declaraciones publicadas hoy en Lima.

El responsable de la Defensoría del Pueblo en Tumbes, Abel Chiroque, informó que los menores han sido trasladados a un centro de atención residencial por orden del Juzgado de Familia de la provincia de Zarumilla y que, hasta el momento, no han podido comunicarse con sus padres.

Los menores “no contaban con dinero para cubrir sus principales necesidades. Solo llegaron al Perú con las prendas que tenían puestas”, explicó el defensor.

Y es que ante las nuevas medidas migratorias, miles de venezolanos abandonaron su país de manera desesperada; a tal punto de estar dispuestos a caminar cientos de kilómetros con frío, sin agua y sin comida hasta llegar a Perú.

Perú es el segundo país que alberga a más inmigrantes venezolanos, con alrededor de 400.000 llegados en el último año, según los datos de la oficina de Migraciones.

Niños venezolanos descansan en el Centro de Atención en Frontera en Tumbes (EFE)

Colombia, Ecuador y Perú ahora exigen que los venezolanos muestren sus pasaportes para poder ingresar, a pesar de conocer la “misión imposible” que es para estos ciudadanos adquirir el documento debido a que el régimen de Nicolás Maduro paralizó su emisión.

Conseguir un pasaporte en Venezuela puede costar unos USD $1.000 en el mercado negro, en un país donde el salario no supera los 1.800 bolívares mensuales (USD $29,8 tasa oficial y USD $18,9 según el mercado negro).

La Organización Internacional de Migraciones (OIM) señaló que el éxodo venezolano se acerca a un momento de crisis, mientras que el Washington Post lo calificó como la mayor crisis en el hemisferio; y la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) destacó que es un caso “único” en la región.

La crisis es tal que la OEA convocó una reunión extraordinaria para tratar la migración masiva de venezolanos; mientras que el pasado martes el Gobierno de Ecuador también convocó a una reunión para debatir los flujos migratorios inusuales de ciudadanos venezolanos.



Fuente