(Flickr)

La coalición de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD) cada día está más fraccionada y con menos fuerza política. Debido a esto, los partidos que la conforman han planteado la revisión de la coalición.

Tras una clara línea de errores que ha cometido la unidad y una evidente derrota bajo la dictadura en las pasadas elecciones de gobernadores, el decaimiento de la coalición ha obligado a la unidad a tomar la decisión de revaluarse.

La coalición está fracturada por dos vertientes, la que busca debilitar el Gobierno chavista por la vía electoral e institucional, y otra que piensa que la lucha es en la calle, protestando y buscando un camino que lleve a la salida del Gobierno dictatorial, y es que el frenar la ola de protestas antigubernamentales que venían presionando al régimen; aceptar acudir a unas elecciones que desde el principio se sabían repletas de irregularidades; “subestimar y no reconocer al chavismo-madurismo como una realidad política; menospreciar los comicios electorales y luego convocar a la gente a votar; asumir confusas posiciones respecto a la necesaria negociación política con el gobierno”; entre otras mencionadas por Mario Villegas de Avanzada Progresista, son apenas algunos de los errores que ha cometido la unidad y que no solo ha causado un quiebre, sino también el desgaste de la población.

Muchos, incluso, afirman que la MUD se ha convertido en una especie de oposición oficial al régimen de Nicolás Maduro, que se ha amoldado a las necesidades de esta dictadura del siglo XXI.

Con base en esto, la alianza opositora ha hecho un llamado a unirse en una “nueva forma de lucha” y demostrar que la MUD “no está muerta” como afirmó el alcalde oficialista Jorge Rodríguez, y el mandatario Nicolás Maduro.

La unidad solo está entrando “en un período de recomposición. De ser una mesa electoral pasa a ser la dirección política con objetivos estratégicos y tácticos claros. Debe contar con vocería más allá de los partidos, y abierto a los trabajadores y a todos los sectores. Ya no se deben aceptar órdenes de tres o cuatro dirigentes a donde marchar. Cada acto, tarea, debe ser parte de un plan integral, no de un partido. La estrategia es evitar que Maduro y Cabello se perpetúen en el poder por la vía electoral y la presión de la calle”, explicó el secretario político de MP, José Hernández.

“A diferencia de la Coordinadora Democrática, que desapareció luego del revocatorio contra Chávez, la MUD sobrevive desde 2008 y muestra los mejores resultados en 20 años de lucha, entre ellos, la elección de la Asamblea Nacional. La MUD actual está controlada por los partidos y no por la figura del secretario ejecutivo, luego de la ida de Jesús Torrealba. Ha obtenido resultados electorales, no tanto políticos, porque la lucha contra una dictadura es intensa, en algunos casos lleva tiempo. El desafío es sobrevivir como instrumento de cambio ante el madurismo y el chavismo”, comentó también el politólogo Luis Salamanca.

      PANAMPOST