Este lunes en una Corte de la ciudad de Nueva York el expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, aceptó haber recibido sobornos entre los años 2007 y 2015 en el marco del caso FifaGate. Así lo ratificó Bedoya aceptando que los dineros recibidos habrían sido entregados a cambio de conceder derechos deportivos sobre torneos internacionales como la Copa América de Argentina 2011.

El expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol se presentó como testigo de la Fiscalía de Estados Unidos y se declaró culpable de dos cargos de soborno. La declaración de Bedoya se desarrolló dentro de la diligencia que se adelanta por corrupción y lavado de activos en contra de los expresidentes de las federaciones de Perú, Manuel Burge, Ecuador, Luis Chiriboga, y de Paraguay, Juan Ángel Napout. El dirigente colombiano aseguró que en 2008 se habría formado el llamado grupo de los seis (países), con el fin de tomarse la Copa América, de la mano de Mariano Jinkis, uno de los accionistas de la empresa argentina de márketing deportivo, Full Play.

A las declaraciones hechas por el ex CEO de Torneos y Competencias, Alejandro Burzaco, se le sumó el testimonio de Santiago Peña, ejecutivo de mercadotecnia de la empresa fachada para realizar los sobornos, Full Play, presidida por los hermanos Jinkis, que actualmente se encuentran también detenidos. El funcionario explicó la forma que se gestaba el pago de sobornos a los presidentes de las respectivas federaciones, entre ellos, Luis Bedoya.

“Básicamente decidimos inventar nombres para cada una de las personas involucradas. Eran pagos secretos, no registrados en las cuentas de Full Play”, dijo Peña.

Asimismo, Bedoya explicó que de acuerdo con directriz de Jinkis cada presidente de la confederación podría recibir un millón de dólares, “Iban a pagar en dos cuotas de 500 mil dólares. Era la primera vez que iba a ver un millón de dólares juntos”.

De acuerdo con Ken Bensinger, reportero de BuzzFeed quien se encuentra en la audiencia, él ya conocía a esa empresa de márketing deportivo porque en su momento comercializó algunos amistosos de la Selección Colombiana de fútbol. Uno de los propósitos era dejar a un lado a Traffic, empresa brasileña que controlaba los derechos de la Copa América.

De acuerdo con las declaraciones, el expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol era conocido como “Flemic”, aunque hasta el momento se desconocen las razones. En la diligencia también se estableció que la empresa Full Play tenia cuenta en bancos estadounidenses, lo que agrava la situación de los imputados sudamericanos. La FIFA, desde su departamento de Comité de Ética, suspendió a Bedoya de toda actividad relacionada con el fútbol para toda la vida. “Se relacionó con dos maquinaciones mediante las cuales pidieron y recibieron sobornos por parte de empresas de mercadotecnia deportiva”, dijo el comité en su momento.

El brasileño José María Marín, el paraguayo Juan Ángel Napuot y el peruano Manuel Burga, los tres exdirectivos de la FIFA implicados presuntamente en el caso FIFAgate hasta ahora no han reconocido su culpabilidad.

PANAMPOST