Dirigentes del partido de gobierno en Uruguay reemplazaron el día de la independencia y homenajearon a Hugo Chávez. (Fotomontaje de PanAm Post)

El partido de gobierno uruguayo aprovechó el feriado de la declaratoria de la independencia del país para fijar el Día del Comité de Base para elegir a sus candidatos legislativos y lo hicieron con no con una imagen del heroe de esa gesta, José Gervasio Artigas, sino con una imagen del líder de una revolución que dio a su gente todo menos libertad: Hugo Chávez.

Sobre la bandera del partido Frente Amplio estaba un retrato de Hugo Chávez. Delante de la bandera estaba sentado un grupo de personas, al medio Raúl Sendic -ex vicepresidente (del presidente actual) de la República Oriental del Uruguay-, quien tuvo que renunciar a su cargo por mentir sobre su situación académica (no tenía título universitario) y por casos de corrupción y despilfarro de fondos públicos cuando fue presidente del monopolio petrolero uruguayo, Ancap.

Irónicamente, es el autor de la frase: “Si es corrupto, no es de izquierda, si es de izquierda no es corrupto”.

Sendic se crió nada menos que en Cuba, en el exilio con su padre, un sindicalista, tupamaro (guerrillero comunista filocastrista) que estuvo preso durante la dictadura militar.

Padre e hijo volvieron en democracia y ser hijo del mártir de la revolución, armó su carrera política. Pues el apellido Sendic en la izquierda inspiraba respeto.

Es que en Uruguay pertenecer a la guerrilla no solo tiene reconocimiento social, sino que hasta puede conducir a la presidencia, como el caso del “Pepe” Mujica,cuyo movimiento político dentro del Frente Amplio se financiaba asaltando bancos.

No fue un caso inusual. También en Brasil, Dilma Roussef, la expresidente de Brasil, que dimitió el poder por sus vínculos a casos de corrupción, en sus tiempos de guerrillera asaltaba bancos.

El pasado y presente delictivo de los líderes de la izquierda continental no ha sido un impedimento. Tanto es así que están candidatizando a la presidencia a Lula Da Silva en Brasil, pese a que está en prisión por corrupción.

Tampoco el empobrecimiento que han producido los regímenes socialistas aminoran la defensa por parte de sus aliados ideológicos.

En el caso de Uruguay, pese a que han habido declaraciones contra la gestión de Nicolás Maduro, la imagen de Chávez presente el día de la independencia deja en claro que en lugar de haber autonomía, como supuestamente declara la independencia, hay adhesión a un proyecto continental, el socialismo internacional.

“Hacer coincidir la fecha con la Declaratoria de la Independencia es repugnante”, dijo para PanAm Post un emprendedor uruguayo que prefirió no resaltar su nombre, no por cuidado, sino porque insiste que no solo él lo piensa, “lo piensa mucha gente”.

Nos explica que los dirigentes de grupos de izquierda (específicamente el PCU (partido comunista de Uruguay) y su “brazo ejecutor”, el PIT-CNT, (Plenario Intersindical de Trabajadores – Convención Nacional de Trabajadores) han participado activamente en actos de Chávez y Maduro. Marcelo Abdala, dirigente del PIT-CNT, ha participado personalmente “en nombre de todos los uruguayos” (una mentira que ha generado molestias, mayormente de la oposición) en actos de Maduro.

Durante el acto , Abdala se refirió a su revolución como clasista, lo contrario a lo que pregonaba Marx, en teoría. Y no fue un comentario del momento, “clasistas y combativos” es su lema.

Es que llevan adelante la causa obrera y por tanto su lema es la destrucción de la burguesía. Por lo cual, efectivamente son clasistas, simplemente a favor de una clase, la suya.

Sin embargo, lejos de ser pobres, como quienes dicen defender, al igual que Chávez y Maduro, tienen grandes montos en su haber.

Al no tener personería jurídica, el PIT-CNT no tiene cuenta bancaria a su nombre y por tanto no hay registro de sus ganancias.

Sin embargo, alegan tener alrededor de 400.000 afiliados. Con un aporte mínimo de cada trabajador, suma a millones. Se estima que recauda entre 1,5 y 3 millones de dólares al mes.

El vínculo entre el máximo sindicato del país y el partido de gobierno es no solo su política, filosofía y aspiración económica centralizada, sino su correlación. Actualmente, el principal precandidato a la presidencia para el Frente Amplio es Andrade, un sindicalista.

La asociación de trabajadores se jacta de ser clasista y sus dirigentes no trabajan más que dentro de la organización, explotando al obrero. Estas contradicciones van de la mano con honrar a un tirano el día de la independencia, a Chávez, el dictador que murió con un patrimonio de 4 mil millones de dólares, según la revista Forbes y que, junto a su sucesor, Maduro, en su promesa de gobernar para los pobres, hizo desaparecer a la clase media y logró convertir a Venezuela en país donde más del 80% son pobres.



Fuente