La periodista Vicky Dávila publicó en su columna habitual en la revista Semana una información que tiene hablando al mundo político de las revelaciones que se vienen en los Estados Unidos por parte de un testigo protegido.

La columna titulada ‘La bomba de Cemex’, menciona la financiación ilegal de la multinacional a la campaña reeleccionista de Juan Manuel Santos y Germán Vargas Lleras. Según la declaración del exdirectivo de Cemex, testigo protegido de los EE.UU., Édgar Ramírez Martínez, la empresa aportó un millón de dólares a la causa de Santos-Vargas Lleras y el intermediario para la recolección del dinero fue el actual embajador Carlos Manuel Pulido.

Además Ramírez reconoció que financiaron ilegalmente a los partidos Liberal, Cambio Radical y de la U, por valor de 2100 millones de pesos y que aportaron 300 millones a la campaña del Sí en el plesbicito de 2016.

También se mencionó el nombre de Carlos Jacks, como el hombre que estructuró los aportes ilegales en su calidad de presidente de Cemex Colombia.