Las nuevas caras del Gobierno argentino proponen las recetas más viejas y fallidas para combatir la inflación. (Youtube)

Uno de los cambios del gabinete de Mauricio Macri tuvo lugar en el Ministerio de Producción. En la cartera que hasta hace poco se desempeñaba Francisco Cabrera, ahora se encuentra Dante Sica. Según el presidente argentino, el “desgaste” hizo que sean necesarias algunas modificaciones, lo que no quiere decir que los ministros salientes hayan hecho un mal trabajo.

El exministro Cabrera, señalado como uno de los “liberales” del macrismo (supuesto espacio que ya no cuenta con ningún representante en el Gobierno), no era afín a los controles de precios y se mostraba contrario a implementar esta clase de medidas. Claro que el permanente déficit fiscal y la emisión monetaria para cubrir el rojo siguió impactando en los precios, por lo que no hay medida posible desde el Ministerio de Producción para solucionar nada en un contexto inflacionario y de altos impuestos.

Ahora, Dante Sica, que llegó para reemplazar a Cabrera, hizo público su arsenal de medidas para controlar los incrementos de precio. En el menú no hay ninguna solución de fondo. Increíblemente el nuevo ministro propuso fortalecer “leyes de competencia” y difundió una línea telefónica para que los argentinos denuncien los “precios abusivos”.

“Las empresas que se abusen con los precios serán penalizadas”

Ante la pregunta del periodista Luis Majul sobre cuáles serán las herramientas para combatir los incrementos de precios, el flamante ministro de Producción cayó en las falacias de los controles, demostrando lo que se puede esperar de su nueva gestión: “Vamos a controlar a todas las empresas para que no tengan comportamientos abusivos con respecto a precios y situaciones de mercado”, resaltó.

Con relación a las medidas concretas que se están implementando, el nuevo ministro brindó una línea telefónica para que los consumidores llamen y denuncien a las empresas que “abusan” con los precios.

Rechazo por parte de los economistas liberales

Como era de esperarse, las declaraciones del ministro, que dejan en evidencia que su gestión no aportará soluciones y que el Gobierno se empecina en un rumbo equivocado, generaron críticas en las redes sociales.

José Luis Espert, autor del bestseller La argentina devorada, eligió la ironía para referirse a las nuevas medidas y manifestó: “Seguro que esta vez saldrá bien” el control de precios.

Por su parte, Iván Carrino responsabilizó a toda la alianza de Gobierno por el nuevo rumbo y afirmó que lo de Cambiemos es “triste”.

El director de Libertad y Progreso, Agustín Etchebarne, resaltó que las empresas no generan inflación y que el responsable es el Gobierno:

 



Fuente