En teoría ya no sería delito comercializar divisas en Venezuela, ni establecer precios de productos calculados al dolar paralelo  (Billuyo)

El régimen de Nicolás Maduro anunció la derogación de la Ley de Ilícitos Cambiarios, con la cual se flexibiliza un poco el control de cambio en Venezuela, una medida que en primera instancia beneficiaría al sector privado del país, pero que de ningún modo significaría la liberación del dólar.

La economista Alicia Sepúlveda explicó a PanAm Post que el levantamiento del control cambiario significaría dejar que la tasa de cambio fluctué libremente y permitir que todos puedan acceder y comercializar divisas, y eso no fue lo que anunció el régimen de Maduro.

“Hasta hace dos semanas se estaban anunciando persecuciones por el tema cambiario y hoy el gobierno dice que es legal. Esto va a crear mucha confusión. ¿Realmente se va a poder tener acceso a la divisa? ¿Cómo va a generar una supuesta libertad cambiaria si no hay mayor cantidad de oferta?”, señaló.

Y es que el Vicepresidente para el área económica, Tareck El Aissami, aseguró ante la ilegítima Asamblea Ncional Constituyente (ANC) que el decreto derogatorio sobre la Ley de ilícitos cambiarios busca “promover la producción nacional y desatar las fuerzas productivas de la Agenda Económica Bolivariana”.

El funcionario destacó que este nuevo instrumento legal facilitaría a las personas hacer “transacciones legalmente” bajo el amparo del Estado.

Cabe destacar que se trata de una solicitud que hizo el Ejecutivo ante la ANC, una acción completamente ilegal, porque la única instancia que puede derogar y reformar la Ley de Ilícitos Cambiarios es la legítima Asamblea Nacional de Venezuela.

José Guerra, diputado y economista venezolano, opinó desde su perfil en Twitter, que una solución efectiva sería eliminar por completo el control de cambio y no maquillarlo.

El diputado a la AN pidió a la población no confundirse sobre una posible desaparición del control de cambio. Según Guerra lo que sucederá es la creación de un “mercado oficial con una tasa de cambio preferencial solo para el gobierno y una tasa de cambio cara para el ciudadano”.

En teoría ya no sería delito comercializar divisas en Venezuela, ni establecer precios de productos calculados al dólar paralelo, lo que significaría otorgarle mayor libertad a los venezolanos en materia de cambio de moneda. Al parecer comprar y venderl dólares ya no será ilegal.

El decreto fue leído por el constituyentista y secretario de la ANC, Fidel Ernesto Vásquez, y aprobado por los contituyentes.

Henkel García, economista venezolano, señaló a PanAm Post que con esta decisión no solo se busca flexibilizar el acceso a divisas para el sector privado, sino a que además puede ser una medida para facilitar el ingreso de remesas al país suramericano.

“Aunque no tenemos los detalles, pareciera que la flexibilización va enfocada primero a las casas de cambio a ver si se puede captar remesas a un tipo de cambio fijado por el mercado privado; y por otro lado, darle piso jurídico a las operaciones del dólar paralelo que hoy funcionaba como un mercado negro e ilegal”, explicó.

“Esto le permitiría a las empresas que se han manejado con dólar negro, registrar sus operaciones, que estas sean legales y facilitar la operación contable. No tener miedo a extorsiones por haber operado al dólar paralelo y darle fluidez al intercambio de divisas”, agregó el especialista.

García explicó que no es el desmontaje del control de cambio, pues lo que se hizo fue fijar posición en relación con las operaciones del sector privado, “decir que no son ilegales, es un cambio pero no es suficiente para lo que hoy vive Venezuela”.

“Hay que ver el resto de la ley, cómo se va a llevar, entiendo que es probable que se formen mesas de cambio, que haya un mercado más formal, pero que sería solamente un mercado privado. No significa que haya oferta de dólares públicos o del Estado”, agregó.

“Pero esto no es suficiente porque hay un problema de divisas, Venezuela necesita divisas, mucho más de las que pudiera aportar el sector privado. Se necesitan divisas oficiales para operar de mejor manera. Puede que se mantengan las distorsiones, quizás un grupo de empresas pueda recibir dólares del Estado, pero otras no. Se desconoce cuál será la tasa (…) Hay que esperar a que salgan mayores detalles, hasta los momentos la información es incompleta”, sentenció.

Hay que recordar que desde el año 2003 Venezuela vive un control de cambio, con el que el régimen controla quiénes y cómo acceden a divisas, y con el cual solo se maneja una tasa oficial a un precio real triplicado por el dólar paralelo.



Fuente