De acuerdo a las normas electorales colombianas, los partidos políticos y los grupos independientes pueden inscribir candidatos presidenciales. Mientras que a los partidos políticos les basta con inscribir a su candidato presidencial, los independientes deben cumplir con requisitos extra.

El primer paso para convertirse en candidato presidencial independiente en Colombia es registrar un comité de ciudadanos que busque respaldar la inscripción del interesado. Solo para esta elección se inscribieron 49 comités ciudadanos. Aunque la lista incluye reconocidos políticos, una importante proporción de los precandidatos es totalmente desconocida para la opinión pública.

Hasta el 10 de agosto 21 comités ciudadanos fueron inscritos ante la Registraduría (Registraduría)
Finalmente 49 comités inscribieron precandidatos presidenciales independientes en el país (Registraduría

El problema de las firmas

Pero inscribir un comité ciudadano no es suficiente para convertirse en candidato presidencial independiente. Los grupos independientes deben recoger un número de firmas equivalente al 3 % de los votos válidos en la anterior elección presidencial para inscribir a su candidato.

Esto quiere decir que aquellos grupos de ciudadanos que recolecten más de 378.000 firmas válidas podrán tener un candidato presidencial para las elecciones de 2018. Ahora, dado que muchas de las firmas que recolecta una campaña terminan no siendo válidas— por ejemplo si el número de la cédula escrito en el formulario no coincide con el nombre del firmante,— las campañas serias entregan como mínimo el doble de las requeridas por la Registraduría— o 756.000 firmas en este caso,— para asegurar el éxito de su inscripción.

Los once candidatos mencionados son conocidos por la opinión pública debido a las posiciones políticas que han ocupado, razón por la cual no sorprende que hayan entregado sus firmas a la Registraduría. Entre los 38 precandidatos con poco reconocimiento restantes, hubo campañas poco serias. Esto lo demuestra no sólo el hecho de que no entregaron las firmas requeridas a las autoridades electorales, sino también varias de sus propuestas de gobierno. Algunos de los personajes más estrambóticos que participaron en el proceso pre-electoral son los siguientes:

Hilmar Mario Moreno: El Pueblo Colombiano debe estar más cerca de la Presidencia

Hilmar Mario Moreno suscribió en junio su comité: El pueblo colombiano debe estar más cerca de la presidencia. El precandidato presidencial es licenciado en Pedagogía y ha sido docente en varias universidades del país.

Sitio web de Hilmar Moreno (Fundación Científica)

En su página web Hilmar Mario propone un Megaproyecto de Desarrollo para el periodo 2018-2026. En este asegura que si es electo, los gobiernos extranjeros dirán que “los colombianos están trabajando las 24 horas del día”.

Hilmar Mario Moreno asegura que, bajo su presidencia, se construiría un canal interoceánico en Colombia que conecte el Pacífico con el Atlántico. Dicho canal conectaría Turbo, el Golfo de Urabá y Bahía Solano.

Los encargados de construir este proyecto serían presos y “desertores de los grupos armados irregulares”. De acuerdo con el citado documento, cuando Colombia construya este canal se convertirá en “potencia mundial“. Moreno asegura que aumentará los ingresos del Estado, elevará el número de años de estudio necesarios para obtener una maestría y una especialización.

En materia de política Exterior, Hilmar promete crear un tratado que promueva la unificación de Suramérica en un solo país. A su vez el precandidato presidencial no oculta su simpatía por Donald Trump (en inglés):

Eivar Galíndez: líder de MOSOICOL

El comité Movimiento Social Ideológico Colombiano (MOISOCOL) postuló a Eivar Galíndez como precandidato presidencial. Galíndez es autor de libros cristianos y aspira a llegar a la presidencia promoviendo ideas cristianas.

El plan de gobierno de Galíndez contiene 20 puntos. Galíndez asegura que de ser electo presidente de Colombia, la educación sería integral, gratuita y se enseñarían idiomas. Galíndez también asegura que en su gobierno todos los colombianos tendrán trabajo y una casa, aunque no explica cómo lo conseguirá.

Otro de los ejes de campaña de Galíndez es el tema ambiental. Galíndez promete convertir agua marina en agua potable y cultivar en el desierto como lo hacen Israel y Malta.

PANAMPOST