Si hay un tema que causa revuelo en estos tiempos pre-electorales, es el de la participación indebida en política y el uso del erario público para hacer campaña. Este es el escandaloso caso de Carlos Ardila, supuesto candidato a la Cámara de Representantes en el Putumayo, quien además de ser una ficha del Ministro del Interior, Guillermo Rivera Flórez, estaría incurriendo en conductas contrarias a la ley en su afán por acaparar los espacios políticos que tiene el MinInterior en este departamento.


Carlos Ardila es un abogado sin mayores antecedentes en política, más allá de su paso como cargamaletas de Rivera en el Ministerio de Interior. Su incursión en lo público fue marcada por el escándalo y graves denuncias en su contra.

Recordemos que fue Secretario de Gobierno Municipal en el Municipio de la Hormiga, en la alcaldía de Leandro Romo.

Habría falsificado firma de Alcalde

Funcionarios de aquella administración de Romo, como el ex Secretario de Gobierno departamental de la época, Luis F. Vitery, denunciaron que Ardila presuntamente habría falsificado en reiteradas ocasiones la firma del citado Alcalde para llevar a cabo actos administrativos de manera irregular, aunque este negativo precedente no fue inconveniente para que Rivera decidiera llevarlo a su lado en el MinInterior, pues a los hombres de confianza, a los que te conocen los secretos, no se les abandona.

La cercanía de Ardila y Rivera, además de tener una dimensión política, es muy comentada en los altos círculos sociales por tener fuertes vínculos en el ámbito personal. Ambos personajes han demostrado constantemente su cercanía y afecto mutuo, tanto en público como a través de las redes sociales.

¿Un alto asesor de Gobierno, haciendo la campaña?

Las carrera política de Guillermo Rivera sufre la mayor debacle en las elecciones de 2013, donde queda probado su escaso potencial electoral, al quemarse rotundamente con poco más de 40 mil votos en su aspiración al Senado de la República. Tras su fracaso, Rivera empieza a tocar puertas en el Gobierno Nacional buscando solucionar su situación de desempleo.

El Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, conocía la cercanía de Rivera con los temas de las Farc, porque este proviene del Putumayo, una región donde el grupo rebelde tiene gran influencia, y, por eso, decidió vincularlo a su administración. La empatía de los dos por la causa de la guerrilla fue tan fuerte que lo nombró como su ministro más importante en el gabinete.

Rivera, un hombre cercano a los temas de las Farc

Ahora, Rivera es el principal defensor de las Farc ante el Congreso implementando el Acuerdo de Paz y es el hombre que promueve sobre sus hombros, como sea, las 16 circunscripciones especiales o curules para los miembros de la subversión.

Por su lado, Ardila logró conquistar a Rivera y convertirse en su mano derecha, como alto asesor del Ministerio de Interior con nivel 17 y un ingreso mensual de cerca de 6 millones de pesos. El hoy candidato a la Cámara por el liberalismo putumayense, actuó como delegado de esta cartera en diferentes encuentros regionales, entrega de obras y eventos en general.

LAOTRACARA