En una encuesta la dirigente mantuvo una diferencia abismal, en el respaldo de la gente, con el resto de los “representantes” de la oposición. (Prensa MCM)

“Yo entiendo que en la familia militar puedieran existir, en sus núcleos familiares, personas que no estén de acuerdo con el Gobierno, que se han dejado contaminar por la política; pero les pido lealtad completa, total. Es preferible que un militar  —y discúlpenme que lo diga así— deje de visitar o evita a esa parte de la familia a tener que ver perdida su carrera por una imprudencia. Con esto yo voy a ser muy estricto”, dijo Nicolás Maduro el sábado, según una información filtrada recientemente. 

“Sus familias deben ser consecuentes con ustedes y pensar en ustedes antes que en quienes quieren destruir a la Revolución”, agregó.

Las palabras fueron interpretadas por la líder de la oposición venezolana, María Corina Machado, como muestras del inminente desmoronamiento del régimen. Este lunes 13 de agosto, la coordinadora de Vente Venezuela y confundadora de la alianza Soy Venezuela ofreció declaraciones al respecto. También habló sobre el reciente secuestro del diputado Juan Requesens y sobre la propuesta del excandidato presidencial, Henrique Capriles, de continuar dialogando con el chavismo.

“Cuando una persona llega al extremo de amenazar a un militar activo, soldado u oficial, con separarlo de su familia para sostener la tiranía, yo les pregunto: ¿qué le queda? ¿qué le queda a Nicolás Maduro si tiene que llegar al extremo de decirle a los militares que no tomen vacaciones, que no le hablen a sus madres o que no escuchen a sus hijos? Por Dios. Se ha puesto en evidencia que no le queda nada. Está solo y está aterrado”, dijo.

Luego, insistió: “Nicolás Maduro está solo y está aterrado. Y por eso pretende sembrar el terror, con terrorismo de Estado. Es la exposición impúdica de la tortura y la separación familiar, que es lo que le están haciendo al diputado Juan Requesens y es lo que le están haciendo a los miembros de la Fuerza Armada venezolana. Es la demostración de un régimen que colapsa”.

Machado aseguró que todas las expresiones de los últimos días, lo que hacen es ratificar la condición en la que, según ella, se encuentra la dictadura: “Están haciendo cosas y vendrán cosas peores porque así actúan las dictaduras cuando agonizan”.

De acuerdo con la dirigente, el único respaldo que le queda a Nicolás Maduro es el de la “cúpula militar” y el de “una parte de la Casa Militar”. Sostiene que dentro de la Fuerza Armada lo repudian, y por ello su persecución contra los oficiales.

Con respecto a la idea de Henrique Capriles y el exgobernador y (ex)chavista, Henri Falcón, de un nuevo diálogo con la dictadura, la coordinadora de Vente Venezuela dijo: “Hay quienes están planteando explícitamente que conviene un nuevo diálogo. Con la mafia… Yo pregunto, ¿con cuál de las mafias? ¿Con la del oro, de los CLAP o los paramilitares? ¿O es que aquí no sabemos sobre la magnitud del robo?”.

La principal líder de la oposición

Cuando desde esta tribuna se asegura que María Corina Machado es la principal representante de la sociedad que se opone a Maduro, no se trata solo de especular y reaccionar frente al desprestigio que padecen los demás dirigentes, presuntamente opositores.

Cierto que todos, otrora grandes líderes, se han desmoronado. Por corrupción, por grosera complicidad o por haber demostrado que no están a la altura de la empresa. Por descarte, Machado se ha ido perfilando como una de las pocas alternativas sensatas.

A principios de febrero, la firma Pronósticos Marketing Consultants desveló, según reseñó en su momento el diario El Nuevo Herald, que la coordinadora de Vente Venezuela es la líder opositora con mayores probabilidades de ganar en unas elecciones primarias.

En ese momento “los opositores posicionaron a la exdiputada como la opción predilecta con el 26 % de los votos, pese a que ella ha sido una de las dirigentes que más se opone a participar en las elecciones presidenciales convocadas por el Gobierno dictatorial venezolano”. Luego de Machado quedaron el preso político Leopoldo López, con 18%; y el excandidato presidencial, Henrique Capriles, con el mismo porcentaje.

Muchos prefirieron dudar de esos números —porque Machado va sola, contra el resto de la dirigencia y contra sus comunicadores—. No obstante, unas semanas después la encuestadora Datanálisis, que goza de mayor confianza entre los grupos que rechazan a Machado y a sus movimientos políticos, publicó un estudio que demuestra que la dirigente, junto al empresario Lorenzo Mendoza, son quienes reciben el mayor respaldo de la sociedad.

E incluso se trata de un respeto, no solo compartido entre opositores, sino entre oficiales de la dictadura. En un artículo de finales de junio de este año, el medio estadounidense Boomberg reveló que los militares venezolanos tienen una percepción positiva sobre la destacada líder opositora.

Esto último es fundamental, porque podría explicar muchas de las últimas ofensivas de la dictadura de Nicolás Maduro en contra de la dirigente y coordinadora de los movimientos Vente Venezuela y Soy Venezuela.

Por último, un trabajo divulgado este lunes 13 de agosto por la firma Meganálisis, que se ufana de haber acertado en los últimos procesos electorales, ratifica que, frente al colapso de los partidos políticos en Venezuela, la figura de María Corina Machado se ha consolidado como la principal representante de la oposición.

“La encuesta, elaborada en base a las opiniones de 1.150 personas entrevistadas en las 32 mayores ciudades del país, también muestra el grado de la desesperación venezolana ante el régimen”, se lee en una nota del periodista Antonio María Delgado en El Nuevo Herald.

“Al preguntárseles cuál de las siguientes personas (17 en total) piensa usted es la persona idónea para encabezar «un hipotético proceso de transición en el país», un 45 por ciento se inclinó a favor de Machado, seguido por un 9.1 por ciento que lo hizo a favor del empresario Lorenzo Mendoza y un 6.3 por ciento que se inclinó por el exalcalde de Chacao, Leopoldo López”.

La diferencia entre María Corina Machado y el resto es abismal. Por más de treinta puntos, al menos. Incluso, ante la pregunta “¿en cuál de los siguientes dirigentes usted sí confía?”, la coordinadora de Soy Venezuela sobresale.

“Machado sale nuevamente de puntera con el 44.6 por ciento de las opiniones, seguida por Mendoza (14.1 por ciento), López (5.9 por ciento), Ledezma (4.3 por ciento), Falcón (2.4 por ciento), Capriles (2.3 por ciento), Ramos (1.5 por ciento), Borges (0.9 por ciento) y Rosales (0.4 por ciento)”.



Fuente