El candidato de la izquierda en México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se ha sumado a la polémica que ha causado la recientemente aprobada de la Ley de Seguridad Interior en el país azteca, la cual propone la militarización de la policía en el combate al narcotráfico.

Y es que el precandidato a la presidencia indicó que “no hay que temer” a la ley en mención “ya que en la Constitución no hubo ninguna modificación” respecto a que quien funge como presidente de ese país seguirá siendo el comandante supremo de las Fuerzas Armadas, responsabilidad que indica él ejercerá esa función y aseguró que “jamás” ordenará “una represión contra el pueblo” , según reseña el diario El Financiero.

AMLO también señaló que en caso de llegar a la primera magistratura de México, “no delegará la responsabilidad del combate a la inseguridad” y además puntualizó que todos los días tendrá reuniones desde las 6:00 a. m. con su gabinete de Seguridad compuesto por los secretarios de Defensa y Marina, además del procurador de la República. También señaló que en cuanto a la ejecución de esta ley durante su gobierno se respetarían los derechos humanos.

El también presidente del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), expresó: “En la Constitución con mucha claridad se establece, por eso no hay que estar temiendo a la reforma que se acaba de hacer, la llamada Ley de Seguridad Interior”. Estas declaraciones fueron dadas por AMLO este fin de semana durante una gira que realizó por la Ciudad de México.

Y es que la Ley de Seguridad Interior fue aprobada el pasado viernes 15 de diciembre en el parlamento mexicano, sin embargo numerosas organizaciones nacionales e internacionales se han pronunciado en contra de la misma ya que consideran que sería un retroceso para el proceso de recuperación de la paz en el país azteca.

Uno de estos organismos que se han pronunciado ha sido Amnistía Internacional (AI), quien por medio de su secretario general, Salil Shetty, pidió al presidente Enrique Peña Nieto, a vetar dicha norma.

Por medio de una carta, AI expresó al mandatario que se encuentran “enormemente preocupados” ya que la implementación de la ley en cuestión “no hará más que aumentar la larga lista de violaciones graves a los derechos humanos en México, incluyendo ejecuciones extrajudiciales, tortura y desapariciones forzadas” debido a la presencia de los militares en el combate al narcotráfico.

Por su parte, Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de AI, aseguró que si Peña Nieto “decide firmar esta legislación, estaría poniendo en riesgo los derechos humanos de millones de personas” según indica Milenio.

México se enfrenta a uno de los momentos más críticos respecto a materia de seguridad, cárteles del narcotráfico y grupos del crimen organizado vinculados a estos han dado un repunte a los actos de violencia, sumado a que las estrategias implementadas por el gobierno de Peña Nieto no han dado resultado según las cifras reflejadas de homicidios y hechos violentos.

PANAMPOST